LOPID 600LOPID UD

1027 | Laboratorio PFIZER

Descripción

Principio Activo: gemfibrozil,
Acción Terapéutica: Normolipemiantes e hipocolesterolemiantes

Composición

Lopid 600: Cada comprimido recubierto contiene: Núcleo: Gemfibrozil 600 mg. Excipientes: hidroxipropilcelulosa 15,9 mg, dióxido de silicio coloidal 22,1 mg, almidón de maíz pregelatinizado 141,1 mg, croscarmelosa sódica 43 mg, celulosa microcristalina (tipo PH 102) 64, 6 mg, estearato de calcio 10 mg, polisorbato 80: 6,2 mg. Cubierta: metilparabeno 0,1108 mg, propilparabeno 0,014 mg, polietilenglicol 4000: 1,515 mg, hidroxipropilmetilcelulosa 7,574 mg, colorante opaspray blanco 3,787 mg. Lopid UD: Cada comprimido recubierto contiene: Gemfibrozil 900 mg. Excipientes: almidón de maíz pregelatinizado 156 mg; glicolato de almidón sódico 16,20 mg; estearato de magnesio 7,5 mg; polisorbato 80: 9,3 mg; dióxido de silicio 21 mg; polietilenglicol 6000: 4,325 mg; hidroxipropilmetilcelulosa 22,025 mg; talco 13,150 mg; dióxido de titanio 8,525 mg.

Presentación

Lopid 600: Envases conteniendo 30 y 60 comprimidos recubiertos. Lopid UD: Envases conteniendo 15 y 30 comprimidos recubiertos.

Indicaciones

Lopid está indicado como tratamiento complementario de la dieta, en los siguientes casos: 1. Tratamiento de pacientes adultos con elevaciones muy importantes en los niveles de triglicéridos séricos (hiperlipidemia Tipos IV y V) con riesgo de padecer pancreatitis y que no responden adecuadamente a determinados esfuerzos del régimen alimenticio para controlarlos. Los pacientes con tal riesgo presentan, de manera típica, triglicéridos séricos por encima de 2000 mg/dL y elevaciones del colesterol VLDL, así como quilomicrones en ayunas (hiperlipidemia Tipo V). No es probable que los individuos que tienen, en forma regular, triglicéridos plasmáticos o séricos por debajo de 1000 mg/dL presenten riesgo de padecer pancreatitis. El tratamiento con Lopid puede considerarse en quienes tengan elevaciones de los triglicéridos de entre 1000 y 2000 mg/dL, con antecedentes de pancreatitis o con dolor abdominal recurrente típico de la pancreatitis. Se sabe que algunos pacientes Tipo IV, con triglicéridos por debajo de los 1000 mg/dL pueden transformarse, debido a la falta de discreción alimenticia o alcohólica, en Tipo V, con elevaciones masivas de triglicéridos que acompañan la quilomicronemia, pero la influencia del tratamiento con Lopid sobre el riesgo de padecer pancreatitis en tales situaciones no se ha estudiado adecuadamente. No se indica tratamiento con droga a pacientes con hiperlipoproteinemia Tipo I, con elevaciones de quilomicrones y triglicéridos plasmáticos, pero que tengan niveles normales de lipoproteínas de muy baja densidad (VLDL). El análisis de plasma refrigerado durante 14 horas ayuda a distinguir los Tipos I, IV y V de hiperlipoproteinemia. 2. Para la reducción del riesgo de desarrollar cardiopatía solamente en pacientes Tipo IIb, sin antecedentes ni síntomas de cardiopatía establecida, que hubieran tenido una respuesta inadecuada al intento de perder peso, al tratamiento dietético, al ejercicio y a otros agentes farmacológicos (tales como resinas de intercambio y ácido nicotínico, que reduce el colesterol LDL y aumenta el HDL) y que, además, presentan esta tríada de anormalidades lipídicas: bajos niveles de colesterol HDL además de colesterol LDL elevado, y aumento de triglicéridos. (ver Advertencias, Precauciones y Farmacología) El National Cholesterol Education Program (Arch Int Med 1988;148:36-69), definió como factor de riesgo independiente de padecer cardiopatía, un valor de colesterol HDL sérico por debajo de los 35 mg/dL. Los pacientes con niveles de triglicéridos muy aumentados deberían vigilarse con atención si se les administra gemfibrozil. En algunos pacientes con niveles elevados de triglicéridos, el tratamiento con gemfibrozil se asocia a un considerable aumento del colesterol LDL. El beneficio potencial de gemfibrozil para tratar pacientes tipo IIa con elevación del colesterol LDL pareciera no justificar los riesgos, debido a la potencial toxicidad que puede presentarse, tal como la aparición de cáncer, colecistopatía, dolor abdominal que culmina en apendicetomía y otras cirugías abdominales, al aumento en la incidencia de mortalidad no coronaria, y al aumento relativo del 44% durante el período de ensayo en la mortalidad por todas las causas ajustada según la edad que se observó con clofibrato, dado que ésta es una droga química y farmacológicamente relacionada (con gemfibrozil). Lopid tampoco está indicado para el tratamiento de pacientes con bajo colesterol HDL si es ésta su única anormalidad lipídica. En un subgrupo de pacientes del Estudio del Corazón de Helsinki que tenían valores basales de colesterol HDL por encima de la mediana (mayores a 46,4 mg/dl), la incidencia de eventos coronarios graves fue similar en los subgrupos de gemfibrozil y de placebo. El tratamiento inicial para la dislipidemia consiste en un tratamiento con dieta específica para ese tipo de anormalidad de lipoproteína. El peso corporal excesivo y el exceso de alcohol pueden ser factores importantes en la hipertrigliceridemia y deberían tratarse con anterioridad a cualquier tratamiento con droga. El ejercicio físico puede constituir una importante medida auxiliar, y se lo ha asociado con incrementos del colesterol HDL. Las enfermedades que contribuyen a la aparición de la hiperlipidemia, tales como hipotiroidismo o diabetes mellitus, deberían tenerse muy en cuenta y tratarse como corresponde. El tratamiento con estrógenos a veces se asocia a un aumento considerable de los triglicéridos plasmáticos, en particular en individuos con hipertrigliceridemia familiar. En estos casos, la interrupción del tratamiento con estrógenos puede hacer innecesario el tratamiento con una droga específica contra la hipertrigliceridemia. La utilización de drogas sólo deberá considerarse una vez que se hayan realizado intentos razonables para obtener resultados satisfactorios con métodos que no las involucren. Si se toma la decisión de utilizar drogas, se deberá informar al paciente que esta decisión no reduce la importancia de cumplir con una dieta.

Dosificación

Adultos: Lopid 600:se recomienda 1200 mg (2 comprimidos recubiertos) por día, divididos en dos tomas de un comprimido recubierto cada una, media hora antes de las comidas principales. Lopid UD:se recomienda una dosis única, la cual debe ser administrada media hora antes de la cena.

Contraindicaciones

1. Disfunción hepática o renal grave, incluso cirrosis biliar primaria. 2. Colecistopatía preexistente (ver Advertencias). 3. Hipersensibilidad al gemfibrozil o a cualquier componente de la fórmula. 4. La combinación de la terapia de gemfibrozil con repaglinida (ver Interacciones). 5. La combinación de la terapia de gemfibrozil con simvastatina (ver Advertencias e Interacciones).

Reacciones Adversas

En la fase controlada y doble ciego del componente de prevención primaria del "Estudio del Corazón de Helsinki", 2046 pacientes recibieron Lopid durante un máximo de cinco años. En este estudio, las siguientes reacciones adversas fueron estadísticamente más frecuentes en los pacientes del grupo que recibió Lopid:


Se realizó colecistectomía en el 0,9% de los pacientes tratados con Lopid y el 0,5% de los pacientes tratados con placebo en el componente de prevención primaria; esto equivale a un exceso del 64%, que no presenta una diferencia estadísticamente significativa respecto del exceso de colecistectomía observada en el grupo que recibió el clofibrato en comparación con el placebo en el estudio organizado por la OMS. La colecistectomía se llevó a cabo con mayor frecuencia en el grupo que recibió Lopid en comparación con el placebo (1,9% en comparación con 0,3%, p=0,07) en el componente de prevención secundaria. Se encontró en este segundo componente un incremento estadísticamente significativo en las apendicetomías en el grupo que utilizó gemfibrozil (6 con gemfibrozil en comparación con 0 con el placebo, p =0,014). Las reacciones adversas que se relacionaban con el sistema nervioso y los órganos de los sentidos fueron más comunes en el grupo que recibió Lopid. Entre ellas se encuentran hiperestesia, parestesias y alteraciones del gusto. Otros efectos adversos que fueron frecuentes en el grupo que recibió Lopid, pero cuya relación causal no se ha establecido incluyen cataratas, enfermedad vascular periférica y hemorragia intracerebral. A partir de la información obtenida en otros estudios, parece probable que Lopid presente una relación causal con la incidencia de Síntomas musculoesqueléticos (ver Advertencias) y con las Pruebas de la función hepática anormales y los cambios hematológicos (ver Precauciones). En otros estudios clínicos controlados realizados en 805 pacientes, se ha notificado una mayor frecuencia de infecciones virales y bacterianas (resfrío común, tos e infecciones urinarias) en el grupo de pacientes tratados con gemfibrozil. Efectos adversos adicionales que se notificaron en algunos estudios en los que se empleó el gemfibrozil se encuentran listados a continuación por sistema y están divididos en categorías de acuerdo a la probabilidad o no de la presencia de una relación causal del tratamiento con Lopid.


Las reacciones adversas adicionales informadas incluyen colecistitis y colelitiasis (ver Advertencias).

Precauciones

1. Terapia inicial:Se deben realizar estudios de laboratorio para determinar que los niveles de lípidos se encuentren consistentemente anormales. Antes de instaurar la terapia con Lopid, se deben realizar todos los intentos para el control de los lípidos séricos tales como dieta apropiada, ejercicio, pérdida de peso en pacientes obesos y control de cualquier problema médico como diabetes mellitus e hipotiroidismo que contribuyan a las anormalidades lipídicas. 2. Terapia continua:Se deben obtener determinaciones periódicas de lípidos séricos y se debe retirar el fármaco si la respuesta lipídica es inadecuada luego de 3 meses de terapia. 3. Cambios hematológicos:Se observaron leves disminuciones de la hemoglobina, el hematócrito y los glóbulos blancos en forma ocasional en pacientes luego del inicio de la terapia con Lopid. Sin embargo estos niveles se estabilizan durante la administración a largo plazo. Rara vez se ha notificado anemia grave, leucopenia, trombocitopenia o hipoplasia de médula ósea. Por lo tanto se recomienda realizar un recuento sanguíneo con frecuencia durante los primeros 12 meses de tratamiento con Lopid. 4. Función hepática:Se han observado ocasionalmente pruebas de la función hepática anormales durante la administración de Lopid, que incluyen elevaciones de la AST (SGOT), ALT (SGPT), LDH, bilirrubina y fosfatasa alcalina. Estas son usualmente reversibles cuando se discontinúa la administración de Lopid. Por lo tanto, se recomiendan estudios periódicos de la función hepática y la terapia con Lopid debe finalizarse si las anormalidades persisten. 5. Función renal:Se notificaron casos de empeoramiento de la insuficiencia renal cuando se inicia el Lopid en individuos con un nivel basal de creatinina >2,0 mg/dl. En estos pacientes se debe considerar el uso de una terapia alternativa tomando en cuenta los riesgos y beneficios de una dosis baja de Lopid. 6. Uso en pacientes pediátricos:No se han establecido la eficacia y la seguridad en pacientes pediátricos.

Farmacocinética

Estudios en animales sugieren que gemfibrozil además de elevar el colesterol HDL, puede reducir la incorporación de ácidos grasos de cadena larga en los triglicéridos recién formados, acelerar el recambio y la remoción del colesterol del hígado e incrementar la excreción del colesterol en las heces. Lopid presenta buena absorción en el tracto gastrointestinal luego de la administración oral. Los niveles plasmáticos máximos ocurren en 1 a 2 horas, con una vida media plasmática de 1,5 horas luego de dosis múltiples. El gemfibrozil se absorbe completamente luego de la administración oral de los comprimidos de Lopid; los niveles plasmáticos máximos ocurren 1 a 2 horas después de administrar la dosis. La farmacocinética del gemfibrozil se ve afectada por el horario de la ingesta de alimentos en relación con el horario de administración de la dosis. En un estudio, tanto la tasa como el grado de absorción del fármaco aumentaron de manera significativa cuando se administró la dosis 30 minutos antes de las comidas. El AUC medio se reduce en un 14% a 44% cuando se administra Lopid después de las comidas, en comparación con 30 minutos antes de las comidas. En un estudio posterior se ha observado que la tasa de absorción de Lopid fue máxima cuando se administró media hora antes de las comidas, con una Cmáx50% a 60% mayor a la que se obtenía al administrar la dosis conjuntamente con las comidas o en ayunas. En este estudio, no se observaron efectos significativos sobre el AUC del horario de administración de la dosis en relación con las comidas (ver Dosificación). Lopid básicamente es sometido a la oxidación de un anillo del grupo metilo para formar sucesivamente metabolitos hidroximetil y carboxilo. Aproximadamente el 70% de la dosis administrada a seres humanos se excreta a través de la orina, principalmente como un glucurónido conjugado, menos del 2% de la droga se excreta como gemfibrozil sin modificaciones. El 6% de la dosis se elimina a través de las heces. El gemfibrozil se liga fuertemente a las proteínas plasmáticas y esto determina un potencial para las interacciones de desplazamiento con otros fármacos (ver Interacciones).

Indicado para el tratamiento de:

Publicidad

iVademecum © 2016 - 2020.

Políticas de Privacidad
Disponible en Google Play