XYLOCAINA 1% Y 2% CON EPINEFRINA

4465 | Laboratorio ASTRAZENECA

Descripción

Principio Activo: adrenalina,lidocaína,
Acción Terapéutica: Anestésicos

Composición

Cada 100 ml contiene: XYLOCAINA 1% con epinefrina: Clorhidrato de lidocaína 1 g, Epinefrina (como Bitartrato) 500 mg, Cloruro de sodio, Metabisulfito de sodio, Agua para inyectables.; XYLOCAINA 1% con epinefrina: Clorhidrato de lidocaína 2 g, Epinefrina (como Bitartrato) 500 mg, Cloruro de sodio, Metabisulfito de sodio, Agua para inyectables. Xylocaína con epinefrina es una solución acuosa inyectable estéril. El pH de la solución es 3,3-5,0, respectivamente. No contiene conservadores.

Presentación

Frasco ampollas x 20 ml.

Indicaciones

Hipersensibilidad conocida a los anestésicos locales del tipo amida o a otros componentes de la solución, es decir, en las soluciones conteniendo epinefrina, al metabisulfito de sodio.

Dosificación

Para prevenir reacciones tóxicas debe evitarse la inyección intravenosa. Se recomienda una cuidadosa aspiración antes y durante la inyección. Cuando se deban inyectar dosis grandes, por ejemplo, en bloqueo epidural, se recomienda hacer una dosis de prueba de 3-5 ml de lidocaína conteniendo epinefrina. Se reconoce la inyección intravascular accidental por un aumento transitorio de la frecuencia cardíaca. La dosis principal debe ser inyectada lentamente, a una velocidad de 100 - 200 mg/min, o incrementando las dosis, mientras se mantiene constantemente el contacto verbal con el paciente. Si se producen síntomas tóxicos, se debe interrumpir la dosis inmediatamente. En general, el bloqueo nervioso de todas las fibras nerviosas de los grandes nervios requiere concentraciones más altas de la droga. En los nervios más pequeños, o cuando no se necesita un bloqueo tan intenso (por ejemplo en el alivio del dolor del parto), se indican concentraciones más bajas. La extensión de la anestesia estará dada por el volumen usado de la droga. La duración del efecto puede incrementarse usando soluciones que contengan epinefrina. Para un efecto más prolongado, se puede usar un catéter permanente, a través del cual puede ser inyectada la droga anestésica local. Esta técnica es común en la anestesia epidural y puede también ser usada en la anestesia del plexo braquial y en la analgesia interpleural. La experiencia del médico y el conocimiento del estado físico del paciente son de importancia para calcular la dosis requerida. Cuando se usa un bloqueo prolongado, es decir por administración repetida, debe tenerse en cuenta el riesgo de alcanzar una concentración plasmática tóxica o inducir un daño neural local. En niños la dosis debe ser calculada en relación al peso sobre la base de hasta 5 mg/kg. Con la adición de epinefrina, se puede usar hasta 7 mg/kg.

Contraindicaciones

Hipersensibilidad conocida a los anestésicos locales del tipo amida o a otros componentes de la solución, es decir, en las soluciones conteniendo epinefrina, al metabisulfito de sodio.

Reacciones Adversas

Las reacciones adversas de los agentes anestésicos locales son muy raras si no se administra una sobredosis o se hace una inyección intravascular inadvertida. Estas deberían distinguirse de los efectos fisiológicos del bloqueo nervioso por si mismo, por ejemplo, una disminución de la presión sanguínea y bradicardia durante la anestesia epidural. Los efectos de sobredosis e inyecciones intravasculares accidentales pueden ser serios. Reacciones alérgicas:Las reacciones alérgicas (en la mayoría de los casos shock anafiláctico severo) son raras con los agentes anestésicos locales del tipo amida. Sin embargo, otros constituyentes de las soluciones, por ejemplo, metabisulfito de sodio, pueden causar este tipo de reacción. Complicaciones neurológicas:Con las técnicas de anestesia regional han sido asociadas las siguientes complicaciones neurológicas: lesión del nervio: neuropatía, oclusión de la arteria espinal anterior, aracnoiditis, etc, independientemente de la droga anestésica local usada. Toxicidad aguda sistémica:La lidocaína puede causar efectos tóxicos agudos si se producen niveles sistémicos elevados debido a una inyección intravascular accidental o sobredosis.

Precauciones

Los procedimientos anestésicos locales o regionales, excepto aquellos de naturaleza más trivial, se deben realizar siempre en un área segura y equipada en forma adecuada, con los elementos y las drogas inmediatamente disponibles para monitoreo y resucitación. Cuando se realizan bloqueos mayores, se debe insertar una cánula i.v. antes de inyectar el anestésico local. Los médicos deben haber recibido un entrenamiento adecuado y apropiado para el procedimiento a realizar y deben estar familiarizados con el diagnóstico y tratamiento de los efectos secundarios, toxicidad sistémica y otras complicaciones. Ciertos procedimientos anestésicos pueden estar asociados con reacciones adversas serias, independientemente de la droga anestésica local usada, por ejemplo: Los bloqueos nerviosos centrales pueden causar depresión cardiovascular, especialmente en presencia de hipovolemia. La anestesia epidural debe usarse con cuidado en pacientes con una función cardiovascular deteriorada. Las inyecciones retrobulbares pueden muy ocasionalmente alcanzar el espacio subaracnoideo craneal, causando ceguera temporaria, colapso cardiovascular, apnea, convulsiones, etc. Esto debe ser diagnosticado y tratado con rapidez. Las inyecciones en la región de la cabeza y cuello pueden ser hechas inadvertidamente en una arteria, causando síntomas cerebrales aún con dosis bajas. El bloqueo paracervical puede a veces causar bradicardia/taquicardia fetal y es necesario un monitoreo cuidadoso de la frecuencia cardíaca fetal. Para reducir el riesgo de efectos secundarios peligrosos, algunos pacientes requieren atención especial: Pacientes con bloqueo cardíaco parcial o completo, debido al hecho de que los anestésicos locales pueden producir depresión de la conducción miocárdica. Pacientes con enfermedad hepática avanzada o disfunción renal severa. Ancianos y pacientes en mala condición general. Nota: La anestesia regional frecuentemente está indicada en estos pacientes. Más que someterlos a una anestesia general, se debe intentar optimizar las condiciones del paciente antes de bloqueos mayores. La anestesia epidural puede producir hipotensión y bradicardia. Este riesgo se puede reducir ya sea a través de la sobrecarga circulatoria o inyectando un vasopresor tal como efedrina 20-40 mg i.m. La hipotensión debe ser tratada, rápidamente, por ej, con efedrina 5-10 mg i.v. y repetida cuando sea necesario. Las soluciones que contienen epinefrina deben ser usadas con cuidado en pacientes con hipertensión severa o no tratada, tirotoxicosis mal controlada, cardiopatía isquémica, bloqueo cardíaco, insuficiencia cerebrovascular y cualquier otra condición patológica que pueda ser agravada por los efectos de la epinefrina. Estas soluciones también deben ser usadas con cautela y en cantidades cuidadosamente restringidas en áreas del cuerpo irrigada por arterias terminales, tales como la de los dedos u otras con compromiso circulatorio.

Indicado para el tratamiento de:

Publicidad

iVademecum © 2016 - 2019.

Políticas de Privacidad
Disponible en Google Play