COST

1561 | Laboratorio FADA PHARMA

Descripción

Principio Activo: ketamina,
Acción Terapéutica: Anestésicos

Composición

Cada frasco ampolla contiene: Ketamina 500,00 mg (como clorhidrato de Ketamina), Cloruro de bencetonio 1,00 mg, Agua para inyección csp 10,00 ml.

Presentación

Envases conteniendo 25 frascos ampollas.

Indicaciones

Se emplea como anestésico para diagnóstico o en intervenciones quirúrgicas breves que no requieran relajación musculoesquelética, para inducir a una anestesia que se mantendrá con otros agentes, y como anestésico suplementario.

Dosificación

Puede administrarse por inyección intramuscular o endovenosa. Aunque la Ketamina se administra en forma de clorhidrato, las dosis se expresan en términos de la cantidad equivalente de base. Para inducción, la dosis administrada por inyección endovenosa puede variar entre 1 a 4,5 mg de Ketamina por kg de peso corporal; una dosis de 2 mg de Ketamina por kg de peso corporal, administrada por vía endovenosa en 60 segundos, generalmente produce anestesia quirúrgica dentro de los 30 segundos, con una duración de 5 a 10 minutos. La dosis intramuscular inicial puede variar entre 6,5 mg a 13 mg de Ketamina por kg de peso; una dosis intramuscular de 10 mg por kg generalmente produce anestesia quirúrgica dentro de los 3 a 4 minutos, con una duración de 12 a 25 minutos. Para diagnóstico u otras prácticas que no llevan aparejado un dolor intenso, se ha utilizado una dosis inicial intramuscular de 4 mg de Ketamina por kg de peso. Se pueden administrar dosis adicionales para mantenimiento de la terapia. La Ketamina también se administra por infusión endovenosa. La administración debe estar precedida por atropina u otro agente antimuscarínico. Para reducir las reacciones adversas antes de la cirugía o como complemento de la Ketamina, se puede administrar diazepam u otra benzodiacepina, siempre en jeringas separadas debido a su incompatibilidad.

Contraindicaciones

El clorhidrato de Ketamina está contraindicado en pacientes en los cuales el aumento de la presión sanguínea pudiera constituir un serio riesgo, inclusive aquellos con hipertensión o con una historia de accidente cerebrovascular. Debe monitorearse la función cardíaca en pacientes en que se detecta hipertensión o descompensación cardíaca.

Reacciones Adversas

Son comunes durante la recuperación de la anestesia con Ketamina e incluyen a menudo desagradables sueños vívidos, confusión, alucinaciones, y conducta irracional que, en última instancia, responden a la administración endovenosa de benzodiacepina o agentes similares. Los niños y los pacientes de edad avanzada parecen ser ligeramente menos sensibles que otros pacientes adultos. Los pacientes pueden también experimentar un aumento de tono muscular, que en algunas ocasiones pueden semejar un episodio de epilepsia. La presión arterial y el ritmo cardíaco pueden aumentar temporariamente a causa de la Ketamina, pero rara vez se ha producido hipotensión, arritmia o bradicardia. Luego de una inyección endovenosa rápida o a dosis muy altas, puede deprimirse la respiración. Se ha informado de casos de apnea y edema de glotis. Puede presentarse diplopía y nistagmo. También se ha informado de náuseas y vómitos, lagrimeo, hipersalivación, y un aumento de la presión intraocular y del líquido cefalorraquídeo. Puede presentarse rash cutáneo pasajero y dolor en el lugar de la inyección. Efectos sobre el sistema cardiovascular: Se ha propuesto el uso de Ketamina para mantener o aumentar la perfomance cardiovascular en pacientes seleccionados durante la inducción de la anestesia, dado que ésta puede provocar un aumento de la presión sanguínea y del ritmo cardíaco. No obstante, existen informes de reducción de la función cardíaca y pulmonar en pacientes muy graves, y de arritmias. Es posible atenuar algunos de los efectos cardiovasculares de la Ketamina con diazepam o clonidina. Efectos sobre el hígado: Se han presentado modificaciones de los niveles de las enzimas del suero luego de la infusión de elevadas dosis de Ketamina. Efectos sobre el estado mental: La incidencia de las perturbaciones mentales después de la anestesia con Ketamina puede variar entre menos de 5% a más de 30%. Efectos sobre la piel: Se ha informado que la piel en un niño de 9 meses, durante la anestesia con Ketamina 15 mg/kg peso, adoptó color abigarrado. Hipertermia maligna: Se informó de hipertermia maligna en un paciente al que se administró Ketamina. Abuso: Ya en 1979, en los EE. UU. se alertó a los trabajadores de la salud respecto de los peligros asociados al abuso de la Ketamina. Una preocupación similar se ha hecho oír en Gran Bretaña con respecto al abuso de Ketamina en reuniones sociales donde se la toma intranasal o en forma oral con el nombre de "vitamina K" o "super K". La Ketamina provoca un estado de disociación psicológica que resulta en alucinaciones y experiencias extracorpóreas o casi mortales. Puede inducir un estado de total impotencia física en la cual, el que la toma, pierde conciencia de su entorno, sumándose a esto una severa falta de coordinación en una situación de alto riesgo. Es más, algunos consumidores experimentan un estado en el que no les interesa si viven o mueren. La Ketamina tiene el potencial para conducir al uso repetido compulsivo, y existen informes de consumidores que se autoinyectaban Ketamina varias veces al día, durante períodos prolongados. Existe un informe de una reacción distónica aguda en un hombre de 20 años luego de una autoadministración endovenosa de Ketamina. Algunos sugieren que lo mejor para aquellos pacientes que recurren a la ayuda médica es ubicarlos en un lugar silencioso y oscurecido, administrándoles diazepam para casos de ataques incontrolables de pánico; otros, en tanto, sostienen que tales pacientes deben ser internados en terapia intensiva para un estricto monitoreo.

Precauciones

La Ketamina debe usarse con precaución en pacientes con elevada presión. Puede aumentar la presión intraocular y no debe administrarse en presencia de daño ocular o aumento de la presión intraocular. La Ketamina no suprime de manera confiable los reflejos faríngeos y laríngeos, y debe evitarse la estimulación mecánica de la faringe a menos que se utilice un miorelajador. Interacciones medicamentosas: Atracurium y Tubocurarina: Se ha reportado una potenciación del bloqueo neuromuscular de atracurium y tubocurarina luego de la administración intravenosa de Ketamina. Agentes tiroideos: Reportes aislados de interacciones de drogas que incluyen la Ketamina, con agentes tiroideos, informan de una severa hipertensión arterial y cardíaca. Teofilina: Se han reportado casos de taquicardia por la interacción Ketamina-teofilina. Empleo en pediatría: "La seguridad y la eficacia en los niños no ha sido establecida".

Farmacocinética

Luego de la administración intravenosa en bolo, la Ketamina manifiesta una modalidad de eliminación bi o triexponencial. La fase alfa dura unos 45 minutos, con una vida media de 10 a 15 minutos. Esta primera fase, que representa la acción anestésica de la Ketamina, termina con una redistribución hacia los tejidos periféricos desde el SNC y la biotransformación hepática en un metabolito activo. Otras rutas metabólicas incluyen la hidroxilación del anillo de la ciclohexona y la conjugación con ácido glucurónico. La vida media de la fase beta es de unas 2,5 horas. Se excreta principalmente en la orina como metabolitos. La Ketamina atraviesa la barrera placentaria.

Indicado para el tratamiento de:

Publicidad

iVademecum © 2016 - 2019.

Políticas de Privacidad
Disponible en Google Play