MEPLAR / MEPLAR LC

3475 | Laboratorio BALIARDA

Descripción

Principio Activo: paroxetina,
Acción Terapéutica: Antidepresivos

Composición

Meplar 10 Baliarda: Cada comprimido recubierto ranurado contiene: Paroxetina ClH hemihidrato (Equivalente a Paroxetina 10 mg) 11,39 mg. Meplar 20 Baliarda: Cada comprimido recubierto ranurado de contiene: Paroxetina ClH hemihidrato (Equivalente a Paroxetina base 20 mg) 22,77 mg. Meplar 30 Baliarda: Cada comprimido recubierto ranurado contiene: Paroxetina ClH hemihidrato (Equivalente a 30 mg de Paroxetina base) 34,14 mg. Meplar LC 12,5 Baliarda: Cada comprimido gastrorresistente de liberación controlada contiene: Paroxetina ClH hemihidrato (Equivalente a 12,50 mg de Paroxetina base) 14,22 mg. Meplar LC 25 Baliarda: Cada comprimido gastrorresistente de liberación controlada contiene: Paroxetina ClH hemihidrato (Equivalente a 25,00 mg de Paroxetina base) 28,45 mg.

Presentación

Meplar 10 Baliarda: Envases con 30 comprimidos recubiertos ranurados. Comprimidos oblongos, color blanco, ranurados, codificados en una cara con "M 10". Meplar 20 Baliarda: Envases con 10 y 30 comprimidos recubiertos ranurados. Comprimidos oblongos, color blanco, ranurados, codificados en una cara con "M 20". Meplar 30 Baliarda: Envases con 30 comprimidos recubiertos ranurados. Comprimidos oblongos, color blanco, ranurados, codificados en una cara con "M 30". Meplar LC 12,5 Baliarda: Envases con 30 comprimidos gastrorresistentes de liberación controlada. Comprimidos oblongos, color celeste, codificados en una cara con "M 12.5". Meplar LC 25 Baliarda: Envases con 30 comprimidos gastrorresistentes de liberación controlada. Comprimidos oblongos, color naranja, codificados en una cara con "M 25".

Indicaciones

Meplar 10 / 20 / 30 Baliarda: Trastorno depresivo mayor. Trastorno obsesivo-compulsivo (T.O.C.). Trastorno de angustia con o sin agorafobia. Fobia social. Trastorno de ansiedad generalizada. Trastorno por stress postraumático. Meplar LC 12,5 / 25 Baliarda: Trastorno depresivo mayor. Trastorno de angustia con o sin agorafobia. Trastorno disfórico premenstrual. Fobia social.

Dosificación

Paroxetina de liberación inmediata: Trastorno depresivo mayor:dosis inicial: el producto deberá administrarse como una dosis diaria única con o sin los alimentos, usualmente por la mañana. La dosis inicial recomendada es 20 mg/día. Los pacientes fueron tratados en el rango de 20 a 50 mg/día en los estudios clínicos demostrando la efectividad de la paroxetina de liberación inmediata en el tratamiento del trastorno depresivo mayor. Así como con otras drogas efectivas en el tratamiento del trastorno depresivo mayor, el efecto total puede retrasarse. Algunos pacientes que no responden a la dosis de 20 mg, pueden beneficiarse con incrementos de la dosis, a razón de 10 mg/día, hasta un máximo de 50 mg/día. Los ajustes de dosis deben realizarse a intervalos no menores a una semana. Tratamiento de mantenimiento: no se ha establecido la duración del tratamiento con paroxetina. Es reconocido que el tratamiento de los episodios agudos del trastorno depresivo mayor requiere varios meses de terapia farmacológica sostenida. Se desconoce si la dosis necesaria para inducir la remisión es idéntica a la dosis necesaria para el mantenimiento y/o eutimia sostenida. La evaluación sistemática de la eficacia de los comprimidos de paroxetina de liberación inmediata ha demostrado que la eficacia se mantiene por períodos de hasta 1 año con dosis promedio de alrededor de 30 mg. Trastorno obsesivo-compulsivo:la dosis diaria recomendada es de 40 mg. Comenzar el tratamiento con 20 mg diarios. En función de la respuesta clínica, la dosis puede incrementarse de a 10 mg por semana, hasta un máximo de 60 mg diarios. Tratamiento de mantenimiento: el mantenimiento a largo plazo de la eficacia fue demostrado en un estudio de 6 meses de duración en el cual se evaluó la prevención de recaídas. En este estudio, los pacientes con trastorno obsesivo-compulsivo tratados con paroxetina mostraron una tasa de recaídas menor, en comparación con los pacientes que recibieron placebo. El trastorno obsesivo-compulsivo es una condición crónica, y es razonable considerar la continuación del tratamiento en un paciente que responde al mismo. Se deberán realizar los ajustes de dosis necesarios para mantener al paciente bajo tratamiento con la menor dosis posible, y los pacientes deben ser periódicamente reevaluados a fin de determinar la necesidad de continuar el tratamiento. Trastorno de angustia con o sin agorafobia:dosis inicial: el producto deberá administrarse como una dosis diaria única, con o sin los alimentos, usualmente por la mañana. La dosis objetivo de paroxetina de liberación inmediata en el tratamiento de los trastornos de angustia es de 40 mg/día. Los pacientes deben comenzar con 10 mg/día. La dosis puede modificarse mediante incrementos de 10 mg/día y a intervalos de al menos una semana. Los estudios clínicos demostraron la efectividad de la paroxetina de liberación inmediata en el rango de 10 a 60 mg/día. La dosis máxima no debe exceder de 60 mg/día. Tratamiento de mantenimiento: El mantenimiento a largo plazo de la eficacia de paroxetina en pacientes con trastorno de angustia fue demostrado en un estudio de 3 meses de duración en el cual se evaluó la prevención de recaídas. En este estudio, los pacientes tratados con paroxetina mostraron una tasa de recaídas menor, en comparación con los pacientes que recibieron placebo. El trastorno de angustia es una condición crónica, y es razonable considerar la continuación del tratamiento en un paciente que responde al mismo. Se deberán realizar los ajustes de dosis necesarios para mantener al paciente bajo tratamiento con la menor dosis posible, y los pacientes deben ser periódicamente reevaluados a fin de determinar la necesidad de continuar el tratamiento. Fobia social:la dosis inicial y de mantenimiento recomendada es 20 mg / día. En estudios clínicos paroxetina ha resultado segura en pacientes con fobia social tratados con dosis de hasta 60 mg/día; no obstante, no se ha evidenciado un beneficio adicional con dosis superiores a 20 mg/día. Tratamiento de mantenimiento: no se ha establecido la duración del tratamiento de la fobia social con paroxetina. Aunque la eficacia de paroxetina más allá de las 12 semanas de tratamiento no ha sido demostrada en estudios clínicos controlados, es reconocido que la fobia social es una condición crónica y es razonable considerar la continuación del tratamiento en un paciente que responde al tratamiento. Se deberán realizar los ajustes de dosis necesarios para mantener al paciente bajo tratamiento con la menor dosis posible, y los pacientes deben ser periódicamente reevaluados a fin de determinar la necesidad de continuar el tratamiento. Trastorno de ansiedad generalizada:la dosis inicial recomendada es 20 mg/día. Si bien no se ha evidenciado un beneficio adicional con dosis mayores, la dosis diaria puede incrementarse de a 10 mg, a intervalos de por lo menos una semana, hasta un máximo de 50 mg/día. Tratamiento de mantenimiento: la evaluación sistemática de la continuación de paroxetina por períodos de hasta 24 semanas en pacientes con trastorno de ansiedad generalizada y con buena respuesta a paroxetina durante la fase de tratamiento agudo de 8 semanas ha demostrado el beneficio de la terapia de mantenimiento. Sin embargo, los pacientes deben ser periódicamente reevaluados. Trastorno por stress postraumático:la dosis inicial recomendada es de 20 mg/día. La dosis puede elevarse con incrementos de 10 mg/día y a intervalos de al menos 1 semana. No existe suficiente evidencia que sugiera un beneficio mayor con dosis de 40 mg/día que con dosis de 20 mg/día. Tratamiento de mantenimiento: la eficacia de los comprimidos de paroxetina de liberación inmediata en el tratamiento a largo plazo del trastorno por stress postraumático (por ejemplo, por más de 12 semanas), no ha sido evaluada en estudios placebo-controlados. En consecuencia, el médico que elija prescribir paroxetina en comprimidos de liberación inmediata por períodos prolongados deberá reevaluar la utilidad a largo plazo de la droga para cada paciente en particular. Paroxetina de liberación controlada: Trastorno depresivo mayor:dosis inicial: el producto deberá administrarse como una dosis diaria única con o sin los alimentos, usualmente por la mañana. La dosis inicial recomendada es 25 mg/día. Los estudios clínicos demostraron la efectividad de paroxetina de liberación controlada en el tratamiento del trastorno depresivo mayor en el rango de 25 a 62,5 mg/día. Así como con otras drogas efectivas en el tratamiento del trastorno depresivo mayor, el efecto total puede retrasarse. Algunos pacientes que no responden a la dosis de 25 mg, pueden beneficiarse con incrementos de la dosis, a razón de 12,5 mg/día, hasta un máximo de 62,5 mg/día. Los ajustes de dosis deben realizarse a intervalos no menores a una semana. Tratamiento de mantenimiento: no se ha establecido la duración del tratamiento con paroxetina. Es reconocido que el tratamiento de los episodios agudos del trastorno depresivo mayor requiere varios meses de terapia farmacológica sostenida. Se desconoce si la dosis necesaria para inducir la remisión es idéntica a la dosis necesaria para el mantenimiento y/o eutimia sostenida. Se ha demostrado que la eficacia de paroxetina de liberación inmediata se mantiene por períodos de hasta 1 año con dosis promedio de alrededor de 30 mg, la cual, en base a consideraciones de biodisponibilidad relativa, se corresponde con la dosis de 37,5 mg en la formulación de liberación controlada. Trastorno de angustia con o sin agorafobia:Dosis inicial usual: el producto deberá administrarse como una dosis diaria única, usualmente en la mañana. Los pacientes deben comenzar con 12,5 mg/día. Cambios en la dosis deben ocurrir en incrementos de 12,5 mg/día y a intervalos de al menos una semana. Los pacientes fueron tratados en el rango de 12,5 a 75 mg/día en los estudios clínicos demostrando la efectividad de la paroxetina de liberación prolongada. La dosis máxima no debe exceder de 75 mg/día. Tratamiento de mantenimiento: el mantenimiento a largo plazo de la eficacia de paroxetina en el tratamiento del trastorno de angustia fue demostrado en un estudio de 3 meses de duración con la formulación de liberación inmediata. En este estudio, los pacientes tratados con paroxetina mostraron una tasa de recaídas menor, en comparación con aquellos que recibieron placebo. El trastorno de angustia es una condición crónica, y es razonable considerar la continuación del tratamiento en un paciente que responde al mismo. Se deberán realizar los ajustes de dosis necesarios para mantener al paciente bajo tratamiento con la menor dosis posible, y los pacientes deben ser periódicamente reevaluados a fin de determinar la necesidad de continuar el tratamiento. Trastorno disfórico premenstrual:paroxetina de liberación controlada puede ser administrada diariamente a lo largo de todo el ciclo menstrual o limitada a la fase lútea del ciclo menstrual, según criterio médico. La dosis inicial recomendada es de 12,5 mg/día. En estudios clínicos, las dosis de 12,5 mg/día y de 25 mg/día fueron efectivas. Los ajustes de dosis deben realizarse a intervalos de al menos 1 semana. Tratamiento de mantenimiento: la eficacia de los comprimidos de paroxetina de liberación controlada por un período superior a 3 ciclos menstruales no ha sido sistemáticamente evaluada en estudios controlados. Es razonable considerar la continuación del tratamiento en una paciente que responde al mismo. Las pacientes deben ser periódicamente reevaluadas para determinar la necesidad de continuar el tratamiento. Fobia social:la dosis inicial recomendada es de 12,5 mg/día. En función de la respuesta clínica, la dosis diaria puede aumentarse en 12,5 mg, a intervalos de una semana, hasta un máximo de 37,5 mg/día. Tratamiento de mantenimiento: no se ha establecido la duración del tratamiento de la fobia social con paroxetina. Aunque la eficacia de paroxetina más allá de las 12 semanas de tratamiento no ha sido demostrada en estudios clínicos controlados, es reconocido que la fobia social es una condición crónica y es razonable considerar la continuación del tratamiento en un paciente que responde al mismo. Se deberán realizar los ajustes de dosis necesarios para mantener al paciente bajo tratamiento con la menor dosis posible, y los pacientes deben ser periódicamente reevaluados a fin de determinar la necesidad de continuar el tratamiento. Situaciones clínicas particulares: Pacientes ancianos o debilitados y pacientes con insuficiencia hepática o renal severa: Paroxetina de liberación inmediata: la dosis inicial recomendada es 10 mg / día. La dosis puede ser incrementada sin exceder los 40 mg/día. Evaluar periódicamente. Paroxetina de liberación controlada: La dosis inicial recomendada es de 12,5 mg/día. La dosis puede ser incrementada sin exceder los 50 mg/día. Modo de administración: Paroxetina de liberación inmediata: administrar los comprimidos en una toma única, con o fuera de las comidas. Ingerir sin masticar. Paroxetina de liberación controlada: administrar los comprimidos en una toma única, con o fuera de las comidas. No triturar, ni masticar el comprimido; ingerirlo entero. Cambio de o a un IMAO: al menos 14 días deberán transcurrir entre la discontinuación de un IMAO y el comienzo del tratamiento con paroxetina. Del mismo modo, al menos 14 días deberán transcurrir desde la discontinuación del tratamiento con paroxetina antes del comienzo del tratamiento con un IMAO. Duración del tratamiento: Luego de aproximadamente 2 ó 3 semanas de tratamiento, se evaluará la efectividad del mismo y la necesidad de adecuación posológica. En pacientes con TOC, pánico, fobia social o ansiedad generalizada, stress postraumático, por tratarse de condiciones crónicas, es razonable considerar la continuación del tratamiento. La dosis de mantenimiento será la mínima dosis efectiva. Periódicamente deberá reevaluarse al paciente a fin de determinar la necesidad de tratamiento continuo. El tratamiento antidepresivo debe prolongarse durante varios meses (habitualmente 6 meses) a fin de evitar una recaída. Se recomienda discontinuar el tratamiento gradualmente, mediante reducción de dosis progresiva o dosis a días alternos. Ante la aparición de síntomas intolerables luego de la disminución de la dosis o la discontinuación del tratamiento, puede considerarse reiniciar el tratamiento con la dosis previamente prescripta y luego aplicar un esquema más gradual de disminución de la dosis.

Contraindicaciones

Hipersensibilidad conocida a la paroxetina o a cualquiera de los componentes. Tratamiento concomitante con antidepresivos inhibidores de la monoaminooxidasa (IMAO) o dentro de las 2 semanas de terminado el tratamiento con IMAO. Tratamiento concomitante con tioridazina (Véase Advertencias). No debe ser usada en menores de 18 años con Trastorno Depresivo Mayor (DSM IV).

Reacciones Adversas

Con incidencia superior al 1% e independientemente de la indicación se han reportado: Sistema digestivo:Paroxetina de liberación inmediata: constipación, náuseas, vómitos, sequedad bucal, diarrea, disminución del apetito, flatulencia, trastornos orofaríngeos, dispepsia, incremento del apetito. Paroxetina de liberación controlada: náuseas, diarrea, sequedad bucal, constipación, flatulencia, incremento del apetito, disminución del apetito, vómitos, dispepsia, gingivitis. Sistema nervioso:Paroxetina de liberación inmediata: somnolencia, mareos, vértigo, cefaleas, insomnio, dificultad para conciliar el sueño, temblor, ansiedad, nerviosismo, disminución de la libido, parestesia, confusión, agitación, disminución de la concentración, despersonalización, mioclonía, amnesia, labilidad emocional, vértigo. Paroxetina de liberación controlada: somnolencia, insomnio, mareos, disminución de la libido, temblor, hipertonía, parestesia, agitación, confusión, nerviosismo, ansiedad, mioclonía, disminución de la concentración, pérdida de emoción, trastornos del sueño, depresión, vértigo, amnesia. Sistema cardiovascular:Paroxetina de liberación inmediata: hipertensión, taquicardia, palpitaciones, vasodilatación. Paroxetina de liberación controlada: taquicardia, vasodilatación, hipertensión, migraña. Metabólicos:Paroxetina de liberación inmediata: edema. Paroxetina de liberación controlada: pérdida de peso, aumento de peso, edema generalizado. Sistema musculoesquelético:Paroxetina de liberación inmediata: artralgia, miopatía, mialgia, miastenia. Paroxetina de liberación controlada: mialgia, artralgia. Sistema respiratorio:Paroxetina de liberación inmediata: rinitis, bostezos, faringitis, trastornos respiratorios, sinusitis. Paroxetina de liberación controlada: bostezos, rinitis, tos incrementada, bronquitis, sinusitis. Sistema genitourinario:Paroxetina de liberación inmediata: frecuencia miccional, retención urinaria, impotencia, trastornos eyaculatorios y otras alteraciones del aparato genital masculino y femenino, trastornos miccionales, dismenorrea, infección del tracto urinario. Paroxetina de liberación controlada: eyaculación anormal, trastornos del aparato genital femenino, impotencia, infección del tracto urinario, vaginitis, frecuencia miccional, trastornos miccionales, menorragia, moniliasis vaginal, trastorno menstrual. Dematológicos:Paroxetina de liberación inmediata: prurito, rash, sudoración. Paroxetina de liberación controlada: sudoración, fotosensibilidad, eczema. Sensoriales:Paroxetina de liberación inmediata: tinnitus, visión borrosa, trastornos del gusto, trastornos de la visión. Paroxetina de liberación controlada: trastornos visuales (mayormente visión borrosa), trastornos de acomodación visual, trastornos del gusto. Otros:Paroxetina de liberación inmediata: astenia, escalofrío, malestar, dolor abdominal, dolor de pecho, dolor de espalda, traumatismo, infección. Paroxetina de liberación controlada: cefaleas, astenia, infección, dolor abdominal, dolor de espalda, traumatismo, reacciones alérgicas, dolor de pecho. Con incidencia rara: sangrado anormal, incremento del tiempo de sangrado, síntomas extrapiramidales, incluyendo aquinesia o hipoquinesia, disquinesia, distonía, disartria, manía o hipomanía. Se han reportado raros casos de hiponatremia. Efectos adversos asociados con la discontinuación del tratamiento:los efectos adversos más comunes (? 1%) asociados con la discontinuación y considerados relacionados con la droga son: Paroxetina de liberación inmediata: somnolencia, insomnio, agitación, temblor, mareos, ansiedad, constipación, náuseas, diarrea, sequedad bucal, vómitos, astenia, eyaculación anormal, sudoración, impotencia, disminución de la libido, flatulencia. Paroxetina de liberación controlada: náuseas, astenia, mareos, somnolencia, insomnio, cefaleas, disminución de la concentración, sequedad bucal, mareos, disminución del apetito, sudoración, temblor, bostezos, diarrea, depresión, test de la función hepática anormal. Efectos adversos dosis - dependientes:Paroxetina de liberación inmediata: estudios clínicos comparativos con paroxetina 10, 20, 30 y 40 mg / día o placebo en el tratamiento de la depresión revelan una clara dependencia con la dosis de algunos de los efectos adversos más comúnmente asociados con el uso de paroxetina. Estos incluyen: Dermatológicos:sudoración. Gastrointestinales:constipación, disminución del apetito, diarrea, sequedad bucal, náuseas. SNC:ansiedad, mareos, nerviosismo, parestesia, somnolencia, temblor, disminución de la libido. Sensoriales:visión borrosa. Urogenitales:eyaculación anormal, impotencia, alteraciones del aparato genital masculino. Otros:astenia. Paroxetina de liberación controlada: se detallan las reacciones adversas observadas con una incidencia ? 1% con 25 mg de paroxetina en comprimidos de liberación controlada y que fue al menos dos veces la observada con 12,5 mg de paroxetina de liberación controlada y con placebo: sudoración, temblor, disminución de la concentración, bostezos, parestesia, hiperkinesia, vaginitis. Adaptación a ciertos efectos adversos:después de 4 a 6 semanas de terapia continua se ha observado adaptación a algunos efectos adversos (ej. náuseas y mareos), aunque menos a otros (ej. sequedad bucal, somnolencia y astenia). Cambios en el peso y signos vitales:puede producirse una pérdida de peso significativa asociada al tratamiento con paroxetina, no obstante, la pérdida de peso promedio observada en estudios clínicos fue mínima (aproximadamente 500 g). En estudios clínicos controlados no se han observado cambios significativos en los signos vitales (presión diastólica y sistólica, temperatura, pulso) en pacientes tratados con paroxetina. Cambios en el ECG:en estudios clínicos controlados no se han observado cambios significativos en el ECG en pacientes tratados con paroxetina (formulación de liberación inmediata) en comparación con placebo. Test de la función hepática:en estudios clínicos controlados contra placebo, en pacientes tratados con paroxetina en comprimidos de liberación inmediata no se observó una frecuencia de valores anormales de la función hepática (fosfatasa alcalina, GOT, GPT y bilirrubina) superior a la observada con placebo. En un estudio controlado contra placebo en pacientes ancianos con trastorno de depresión mayor, 3 de 104 pacientes tratados con paroxetina en comprimidos de liberación controlada, y ninguno de los 109 pacientes que recibieron placebo experimentaron elevaciones de las transaminasas hepáticas de significación clínica. Dos de los pacientes tratados con paroxetina en comprimidos de liberación controlada abandonaron el estudio debido a valores anormales en los parámetros de la función hepática; el tercer paciente experimentó una normalización de los niveles de las transaminasas con la continuación del tratamiento. En un pool de 3 estudios de pacientes con trastornos de pánico, 4 de 444 pacientes tratados con paroxetina en comprimidos de liberación controlada y ninguno de los 445 pacientes que recibieron placebo experimentaron elevación de las transaminasas hepáticas clínicamente significativas. Los valores elevados de los cuatro pacientes disminuyeron sustancialmente luego de la discontinuación del tratamiento. Se desconoce el significado clínico de estos hallazgos. Disfunción sexual femenina y masculina con ISRSs:si bien frecuentemente ocurren cambios en el deseo sexual, la performance sexual, y la satisfacción sexual como manifestaciones del trastorno psiquiátrico, pueden también ser una consecuencia del tratamiento farmacológico. En particular, algunas evidencias sugieren que los ISRSs pueden causar experiencias sexuales adversas. Sin embargo, es difícil obtener estimaciones fidedignas de la incidencia y severidad de experiencias adversas que involucran deseo, performance y satisfacción sexual, en parte debido a que pacientes y médicos son renuentes a conversar sobre ellas. En consecuencia, tales estimaciones son probablemente menores a las reales. A continuación se detallan los efectos adversos sexuales observados en estudios clínicos placebo-controlados en más de 3200 pacientes con trastorno depresivo mayor, trastorno obsesivo-compulsivo, trastorno de angustia, fobia social, trastorno de ansiedad generalizada, trastorno por stress postraumático: en hombres, disminución de la libido, trastornos eyaculatorios, impotencia; en mujeres, disminución de la libido, trastornos orgásmicos. No hay estudios adecuados y bien controlados que examinen la disfunción sexual durante el tratamiento con paroxetina. El tratamiento con paroxetina ha sido asociado con severos casos de priapismo. En los casos en los cuales se conoce el desenlace, los pacientes se recuperaron sin secuelas. Los médicos deberán realizar interrogatorios de rutina acerca de dichos posibles efectos adversos. Alucinaciones:en un pool de estudios clínicos con la formulación de liberación inmediata de paroxetina, se observaron alucinaciones en 22 de 9089 pacientes tratados con paroxetina y en 4 de 3187 pacientes que recibieron placebo. Reportes post-comercialización:Desde la introducción de la formulación de liberación inmediata de paroxetina clorhidrato en el mercado se han reportado los siguientes eventos adversos (que pueden no tener relación causal con la droga): pancreatitis aguda, valores elevados de marcadores de la función hepática (asociados con severa disfunción hepática), síndrome de Guillain-Barré, necrolisis epidérmica tóxica, priapismo, síndrome de secreción inadecuada de hormona antidiurética, síntomas sugestivos de hiperprolactinemia y galactorrea, eventos símil síndrome neuroléptico maligno, síntomas extrapiramidales que han incluido acatisia, bradiquinesia, rigidez en rueda dentada, distonía, hipertonía, crisis oculógira asociada al uso concomitante de pimozida, temblor y trismus; síndrome serotoninérgico asociado en algunos casos al uso concomitante con drogas serotoninérgicas y con drogas que pueden haber alterado el metabolismo de paroxetina; estado epiléptico, insuficiencia renal aguda, hipertensión pulmonar, alveolitis alérgica, anafilaxia, eclampsia, laringismo, neuritis óptica, porfiria, taquicardia ventricular (incluyendo torsade de pointes), trombocitopenia, anemia hemolítica y eventos relacionados a trastornos en la hematopoyesis (anemia aplásica, pancitopenia, aplasia de médula ósea, y agranulocitosis) y síndromes vasculíticos (tales como púrpura Schönlein-Henoch). Ha habido un reporte de elevación de los niveles de fenitoína luego de 4 semanas de tratamiento concomitante con paroxetina y fenitoína. Se reportó un caso de hipertensión severa cuando paroxetina fue administrada durante el tratamiento crónico con metoprolol.
Publicidad

iVademecum © 2016 - 2019.

Políticas de Privacidad
Disponible en Google Play