OLMETEC D

2825 | Laboratorio MSD ARGENTINA

Descripción

Principio Activo: hidroclorotiazida,olmesartán medoxomil,
Acción Terapéutica: Antihipertensivos

Composición

Olmetec D 20/12.5:Cada comprimido recubierto contiene: Olmesartán Medoxomil 20.00 mg; Hidroclorotiazida 12.50 mg. Olmetec D 40/12.5:Cada comprimido recubierto contiene: Olmesartán Medoxomil 40.00 mg; Hidroclorotiazida 12.50 mg.

Presentación

Olmetec D 20/12.5:Envases conteniendo: 28 comprimidos. Olmetec D 40/12.5:Envases conteniendo 28 comprimidos. Indicaciones: Para el tratamiento de la hipertensión arterial. Esta combinación de dosis fijas no está indicada como tratamiento inicial.

Indicaciones

OLMETEC* D está contraindicado en pacientes con hipersensibilidad a cualquier componente de la medicación o a otras drogas derivadas de la sulfonamida; durante el embarazo o en pacientes con anuria.

Dosificación

Pacientes cuya presión arterial no puede controlarse adecuadamente con solamente olmesartán medoxomil o solamente hidroclorotiazida, pueden ser cambiados a Olmetec D, teniendo en cuenta el ajuste individual de la dosis. El efecto antihipertensivo de Olmetec D aumenta de acuerdo al siguiente orden de las concentraciones de los principios activos, olmesartán medoxomil e hidroclorotiazida, respectivamente: 20 mg y 12.5 mg; 40 mg y 125 mg; 40 mg y 25 mg. Dependiendo de la respuesta de la presión arterial, la dosis puede ser titulada en períodos de 2 a 4 semanas. Olmetec D debe ser administrado 1 vez por día, con o sin los alimentos. Puede combinarse, según sea necesario, con otros agentes antihipertensivos. No se recomienda la administración de más de un comprimido diario. Sustitución:Olmetec D puede ser sustituido por sus principios activos en forma separada. La dosis máxima diaria recomendada de olmesartán medoxomil es de 40 mg y la de hidroclorotiazida es de 50 mg. Pacientes con disfunción renal:La dosis recomendada puede ser administrada siempre que la depuración de creatinina sea mayor de 30 ml/min. En los pacientes con deterioro renal más severo, el uso de diuréticos del asa es preferible al de diuréticos tiazídicos; por lo tanto, Olmetec D no se recomienda en estos pacientes. Pacientes con disfunción hepática:No es necesario ajustar la dosis.

Contraindicaciones

OLMETEC* D está contraindicado en pacientes con hipersensibilidad a cualquier componente de la medicación o a otras drogas derivadas de la sulfonamida; durante el embarazo o en pacientes con anuria.

Reacciones Adversas

Olmesartán medoxomil-hidroclorotiazida:la seguridad ha sido evaluada en 1.243 pacientes hipertensos: el tratamiento fue bien tolerado, con una incidencia de eventos adversos similar a la del placebo. Los eventos fueron generalmente leves, transitorios, y no tuvieron relación con la dosis, como tampoco la tuvo su frecuencia. Al considerar el sexo, la edad y la raza no se observaron diferencias entre los pacientes tratados con olmesartán medoxomil-hidroclorotiazida y los pacientes tratados con placebo. En todos los ensayos, la tasa de abandono del tratamiento debido a eventos adversos en los pacientes hipertensos tratados con la combinación fue del 2% (25/1.243), comparado con 2% en los pacientes tratados con placebo (7/342). En un ensayo clínico controlado con placebo se comunicaron los siguientes eventos adversos con olmesartán medoxomil-hidroclorotiazida, en más del 2% de los pacientes, y más a menudo con la combinación que con el placebo, independientemente de la relación con la droga:

También fue comunicada la aparición de cefaleas e infecciones del tracto urinario con una frecuencia superior al 2%; sin embargo, estos eventos tuvieron incidencia similar o mayor en el grupo placebo. Otros eventos adversos, atribuibles o no al tratamiento, que fueron informados con una incidencia mayor del 1% incluyeron: sistema nervioso/psiquiatría:vértigo. Aparato digestivo:dolor abdominal, dispepsia, gastroenteritis, diarrea. Hígado y vías biliares:aumento de AST, ALT y GGT; musculoesquelético: artritis, artralgia, mialgia. Aparato respiratorio:tos. Aparato urinario:hematuria. Metabolismo y nutrición:hiperlipidemia, aumento de CPK, hiperglucemia. Piel:erupción cutánea. Inespecíficos: dolor torácico, fatiga, lumbalgia, edema periférico. Se informó edema facial en 2 de 1.243 pacientes que recibieron el producto. Olmesartán medoxomil:en más de 3.100 pacientes hipertensos tratados con olmesartán medoxomil como monoterapia, los eventos adversos (atribuibles o no al tratamiento) informados con una incidencia superior al 0,5% fueron taquicardia e hipercolesterolemia. Durante la vigilancia poscomercialización se informaron raros casos de angioedema y rabdomiólisis en pacientes que recibieron olmesartán medoxomil. Hidroclorotiazida:otros eventos adversos comunicados con la hidroclorotiazida, independientemente de la causalidad, fueron: sistema nervioso/psiquiatría: inquietud. Organos de los sentidos:visión borrosa (transitoria), xantopsia. Aparato digestivo:pancreatitis, ictericia (ictericia colestática intrahepática), sialoadenitis, cólicos, irritación gástrica. Musculoesquelético:contracturas musculares. Hematología:anemia aplásica, agranulocitosis, leucopenia, anemia hemolítica, trombocitopenia. Aparato urinario:insuficiencia renal, disfunción renal, nefritis intersticial. Hipersensibilidad:púrpura, fotosensibilidad, urticaria, angeítis necrotizante (vasculitis y vasculitis cutánea), fiebre, trastornos respiratorios incluyendo neumonitis y edema pulmonar, reacciones anafilácticas. Las reacciones de hipersensibilidad a la hidroclorotiazida pueden aparecer en pacientes con o sin antecedentes de alergia o de asma bronquial, pero son más probables en los pacientes asmáticos. Los diuréticos tiazídicos promueven la activación o exacerbación del lupus eritematoso sistémico. Metabolismo y nutrición:hiperglucemia, glucosuria, hiperuricemia. Piel:eritema multiforme (incluyendo síndrome de Stevens-Johnson), dermatitis exfoliativa (incluyendo necrólisis epidérmica tóxica). Inespecíficos:debilidad. Parámetros de laboratorio:en los ensayos clínicos controlados, los cambios clínicamente importantes en los parámetros de laboratorio raramente estuvieron asociados con la administración de la combinación. Hemoglobina y hematocrito:se observó una disminución del hematocrito mayor del 20% en el 0,4% (sólo un paciente) de los pacientes tratados con olmesartán medoxomil-hidroclorotiazida, mientras que tal disminución no fue observada en ninguno de los pacientes tratados con placebo. Ningún paciente fue excluido del estudio debido a anemia. Creatinina sérica y nitrógeno ureico en sangre:se observaron aumentos mayores del 50% en el nitrógeno ureico sanguíneo (BUN) y en la creatinina sérica en el 1,3% de los pacientes. Ningún paciente fue excluido del estudio debido a cambios en la urea o en la creatinina.

Precauciones

Morbilidad y mortalidad fetal/neonatal:las drogas que actúan directamente sobre el sistema renina-angiotensina, al igual que los diuréticos tiazídicos, pueden ocasionar morbilidad y mortalidad fetal y neonatal cuando se administran a mujeres embarazadas. En caso de detectarse la ocurrencia de un embarazo, la administración de OLMETEC* D debe interrumpirse lo antes posible. Dado que no se dispone de experiencia clínica con su uso en mujeres embarazadas, el mismo está contraindicado durante la gestación. No se observaron efectos teratogénicos cuando OLMETEC* D se administró a ratonas preñadas en dosis orales de hasta 1.625mg/kg/día (122 veces la dosis humana máxima recomendada de olmesartán medoxomil-hidroclorotiazida calculada sobre una base mg/m2) o a ratas preñadas en dosis orales de 1.625mg/kg/día (280 veces sobre una base mg/m2). Hipotensión en pacientes con depleción de volumen o de sal:en pacientes cuyo sistema renina-angiotensina esté activado, como aquellos con depleción de volumen o de sal (por ej., pacientes en tratamiento con altas dosis de diuréticos), puede ocurrir hipotensión sintomática una vez iniciada la terapia con OLMETEC* D, así como con cualquier otro antagonista del receptor de angiotensina. El tratamiento debe comenzarse bajo una cuidadosa supervisión médica. En caso de producirse hipotensión se debe colocar al paciente en posición supina y, si es necesario, debe administrarse una infusión intravenosa de solución salina normal. Una vez que se han corregido los desequilibrios hidroelectrolíticos, la terapia usualmente puede continuarse sin dificultad. La aparición de una respuesta hipotensora transitoria no constituye una contraindicación para el posterior tratamiento con OLMETEC* D. Alteración de la función hepática:los diuréticos tiazídicos deben utilizarse con precaución en los pacientes con deterioro de la función hepática o con enfermedad hepática progresiva, dado que alteraciones menores en el balance hídrico y electrolítico pueden precipitar el coma hepático. Reacciones de hipersensibilidad:las reacciones de hipersensibilidad a la hidroclorotiazida pueden ocurrir en pacientes con o sin antecedentes de alergia o asma bronquial, pero son más probables en los pacientes asmáticos. Lupus eritematoso sistémico:los diuréticos tiazídicos promueven la exacerbación o activación del lupus eritematoso sistémico. Olmesartán medoxomil-hidroclorotiazida: en un ensayo clínico doble-ciego en el que se administraron varias dosis de olmesartán medoxomil e hidroclorotiazida, la incidencia de hipokalemia (potasio sérico < 3,4 mEq/l) en pacientes hipertensos fue de 2,1%; la incidencia de hiperkalemia (potasio sérico >5,7 mEq/l) fue de 0,4%. Ningún paciente interrumpió el tratamiento debido a la disminución o el aumento del potasio sérico. Hidroclorotiazida:todos los pacientes que reciben tratamiento con diuréticos tiazídicos deben ser supervisados para detectar signos clínicos de desequilibrio hídrico o electrolítico: hiponatremia, alcalosis hipoclorémica e hipokalemia. Deben realizarse determinaciones de electrólitos séricos a intervalos adecuados para detectar cualquier posible desequilibrio. Las determinaciones de electrólitos séricos (y también urinarios) pueden ser necesarias cuando el paciente presenta vómitos o recibe soluciones por vía parenteral. Los síntomas y signos que advierten sobre la ocurrencia de un desequilibrio hídrico o electrolítico, independientemente de su causa, incluyen sequedad de boca, sed, debilidad, letargo, somnolencia, agitación, confusión, convulsiones, calambres o dolores musculares, fatiga muscular, hipotensión, oliguria, taquicardia, y trastornos gastrointestinales como náuseas y vómitos. Puede desarrollarse hipokalemia, especialmente con diuresis rápidas, en casos de cirrosis severa o luego de un tratamiento prolongado. La interferencia a la ingesta oral de electrólitos también puede contribuir a la hipokalemia. La hipokalemia puede causar arritmias cardíacas y, además, sensibilizar o exagerar la respuesta del corazón a los efectos tóxicos de los digitálicos (por ej.: aumento de la excitabilidad ventricular). Aunque cualquier déficit de cloro por lo general es leve y normalmente no requiere tratamiento específico excepto bajo circunstancias extraordinarias (tales como hepatopatía o nefropatía), puede ser necesario el aporte de cloro en el tratamiento de la alcalosis metabólica. Se puede producir hiponatremia por dilución en pacientes edematosos en épocas de clima caluroso. El tratamiento adecuado es la restricción hídrica más que la administración de sales, excepto en raros casos en los que la hiponatremia es muy grave y pone en peligro la vida. En la verdadera depleción de sales debe efectuarse el aporte adecuado. En algunos pacientes, el tratamiento con tiazidas puede producir hiperuricemia o precipitar una crisis de gota. En los pacientes diabéticos puede requerirse el ajuste de la dosis de insulina o de hipoglucemiantes orales. Durante el tratamiento con diuréticos tiazídicos puede producirse hiperglucemia. Por lo tanto, durante la terapia con tiazidas puede manifestarse clínicamente una diabetes mellitus latente. El efecto antihipertensivo del fármaco puede incrementarse en los pacientes post-simpatectomizados. Si se hace evidente un deterioro renal progresivo debe considerarse la interrupción o la suspensión del tratamiento con tiazidas. Los diuréticos tiazídicos han demostrado aumentar la excreción urinaria de magnesio, lo que puede generar hipomagnesemia. Las tiazidas pueden disminuir la excreción urinaria de calcio y causar elevaciones leves e intermitentes del calcio sérico en ausencia de trastornos conocidos del metabolismo del calcio. La hipercalcemia severa puede ser indicio de hiperparatiroidismo. La administración de tiazidas debe interrumpirse antes de llevar a cabo las pruebas de función paratiroidea. El tratamiento con diuréticos tiazídicos puede asociarse a incrementos en los niveles de colesterol y triglicéridos. Las tiazidas atraviesan la placenta y aparecen en la sangre del cordón umbilical. En el feto y en el recién nacido existe riesgo de ictericia, trombocitopenia y otras reacciones adversas que han ocurrido en adultos. Alteración de la función renal:como consecuencia de la inhibición del sistema renina-angiotensina-aldosterona, pueden anticiparse alteraciones de la función renal en individuos susceptibles tratados con olmesartán medoxomil. En los pacientes cuya función renal pueda depender de la actividad del sistema renina-angiotensina-aldosterona (por ej.: pacientes con insuficiencia cardíaca congestiva grave), el tratamiento con inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina y con antagonistas de los receptores de angiotensina se ha asociado con oliguria y/o hiperazoemia progresiva y (raramente) con insuficiencia renal aguda y/o muerte. Pueden esperarse resultados similares en los pacientes tratados con olmesartán medoxomil. En los estudios efectuados con inhibidores de la ECA en pacientes con estenosis unilateral o bilateral de la arteria renal, se informaron aumentos de la creatinina sérica o del nitrógeno ureico sanguíneo (BUN). No existe experiencia con el uso prolongado de olmesartán medoxomil en pacientes con estenosis unilateral o bilateral de la arteria renal, pero cabe esperar resultados similares. Los diuréticos tiazídicos deben ser usados con precaución en casos de nefropatía severa. En pacientes con enfermedad renal las tiazidas pueden precipitar una azotemia. En pacientes con deterioro de la función renal, el fármaco puede producir efectos acumulativos. Hipotensión sintomática:se debe advertir al paciente en tratamiento con OLMETEC* D que es posible que experimente mareos, especialmente durante los primeros días de la terapia, y que debe informar de este hecho a su médico. Se debe informar al paciente que en caso de producirse un síncope, debe interrumpir la administración de OLMETEC* D hasta consultar con el médico. Se debe advertir a todos los pacientes que la ingesta inadecuada de líquidos, la transpiración excesiva, las diarreas y los vómitos pueden dar lugar a una caída excesiva de la presión arterial, con las mismas consecuencias de mareos y posible síncope. Interacciones farmacológicas:olmesartán medoxomil. No se comunicaron interacciones medicamentosas significativas en los estudios en los que se administró olmesartán medoxomil junto con hidroclorotiazida, digoxina o warfarina en voluntarios sanos. La biodisponibilidad de olmesartán no fue significativamente alterada por la administración concomitante de antiácidos (hidróxido de aluminio/hidróxido de magnesio). Olmesartán medoxomil no se metaboliza a través del sistema del citocromo P450 y no tiene efectos sobre las enzimas P450; por lo tanto, no cabe esperar la aparición de interacciones con fármacos que inhiben, inducen o son metabolizados por esas enzimas. Hidroclorotiazida:cuando se administran en forma conjunta, los siguientes fármacos pueden interactuar con los diuréticos tiazídicos: alcohol, barbitúricos o narcóticos: puede producirse potenciación de la hipotensión ortostática. Fármacos antidiabéticos(insulina e hipoglucemiantes orales): puede requerirse un ajuste de la dosis de la medicación antidiabética. Otras medicaciones antihipertensivas:efecto aditivo o de potenciación. Resinas (colestiramina y colestipol):la absorción de la hidroclorotiazida se ve perjudicada en presencia de resinas de intercambio aniónico. Dosis únicas de colestiramina y colestipol se unen a la hidroclorotiazida y reducen su absorción gastrointestinal en hasta un 85 y 43%, respectivamente. Corticoesteroides, ACTH:intensificación de la depleción de electrólitos, particularmente hipokalemia. Aminas presoras(por ej.: norepinefrina): posible disminución de la respuesta a las aminas presoras, pero no lo suficiente como para impedir su uso. Relajantes musculares no despolarizantes(por ej.: tubocurarina): posible incremento de la respuesta al relajante muscular. Litio:en general, no debería administrarse concomitantemente con diuréticos debido a que éstos reducen la depuración renal del litio y promueven un alto riesgo de toxicidad con la droga.Antiinflamatorios no esteroides:en algunos pacientes la administración de un antiinflamatorio no esteroide puede reducir los efectos diurético, natriurétrico, y antihipertensivo de los diuréticos del asa, de los ahorradores de potasio y de las tiazidas. Por lo tanto, cuando se usan concomitantemente con OLMETEC* D, los pacientes deberían ser estrictamente supervisados para determinar si se obtiene el efecto deseado del diurético. Carcinogénesis, mutagénesis, alteración de la fertilidad:olmesartán medoxomil-hidroclorotiazida. No se han llevado a cabo estudios de carcinogénesis con olmesartán medoxomil en combinación con hidroclorotiazida. La combinación de olmesartán medoxomil-hidroclorotiazida en una relación 20:12,5 arrojó resultados negativos en la prueba de mutación reversa en Salmonella-Escherichia coli/microsomas de células de mamíferos hasta alcanzar la concentración máxima recomendada para los ensayos estándar en placa. Se evaluó la actividad clastogénica de olmesartán medoxomil e hidroclorotiazida en forma individual y en las combinaciones 40:12,5, 20:12,5 y 10:12,5 utilizando el ensayo de aberraciones cromosómicasin vitroen células de pulmón de cobayo chino. Se observó una respuesta positiva para cada compuesto y la combinación. Sin embargo, no se detectó sinergismo de la actividad clastogénica entre olmesartán medoxomil e hidroclorotiazida con ninguna de las combinaciones estudiadas. Olmesartán medoxomil-hidroclorotiazida, administrado en forma oral en una relación 20:12,5, presentó resultados negativos in vivoen el test de micronúcleos en eritrocitos de médula ósea de ratón, con dosis de hasta 3.144mg/kg. No se han realizado estudios de trastornos de la fertilidad con olmesartán medoxomil-hidroclorotiazida. Olmesartán medoxomil:olmesartán medoxomil no resultó carcinogénico cuando se administró a ratas durante un período de hasta 2 años. La dosis más alta evaluada (2.000mg/kg/día) fue calculada sobre una base mg/m2, aproximadamente 480 veces superior a la dosis humana máxima recomendada (DHMR) de 40mg/día. Dos estudios de carcinogenicidad conducidos en ratones, un estudio de 6 meses de administración por sonda gástrica en el ratón knockout para el gen p53, y un estudio de 6 meses de administración con la dieta en el ratón transgénico Hras2, en los cuales se administraron dosis de hasta 1.000mg/kg/día, alrededor de unas 120 veces la dosis humana máxima recomendada (DHMR), no mostraron evidencias de un efecto carcinogénico. Tanto olmesartán medoxomil como olmesartán, arrojaron resultados negativos in vivoen el ensayo de transformación de células embrionarias en cobayo sirio y no demostraron evidencias de toxicidad genética en el test de Ames (mutagénesis bacteriana). No obstante, ambos demostraron inducir aberraciones cromosómicas in vitroen un cultivo de células de pulmón de cobayo chino, y ambos dieron resultados positivos para mutaciones de la timidina quinasa in vitroen el ensayo de linfoma en ratón. Olmesartán medoxomil resultó negativo para las mutaciones in vivoen las pruebas con intestino y riñón de MutaMouse y en la prueba de clastogenicidad en médula ósea de ratón (test de micronúcleos) con dosis orales de hasta 2.000mg/kg (no se efectuaron estudios con olmesartán). La fertilidad de las ratas no se vio afectada por la administración de olmesartán medoxomil, en dosis de hasta 1.000mg/kg/día (240 veces la DHMR) en un estudio en el cual la administración comenzó 2 semanas o 9 semanas antes del apareamiento, en hembras y machos, respectivamente. Hidroclorotiazida:no hubo evidencia de potencial carcinogénico de la hidroclorotiazida en ratones hembras (con dosis de hasta 600mg/kg/día, aproximadamente) ni en ratas hembras o machos (con dosis de hasta 100mg/kg/día, aproximadamente). El NTP (National Toxicology Program), sin embargo, halló evidencia ambigua de carcinogénesis hepática en ratones machos. La hidroclorotiazida no fue genotóxica in vitroen el test de mutagenicidad de Ames en Salmonella typhimurium/cepas TA 98, TA 100, TA 1.536, TA 1537 y TA 1.538, ni en el test de aberraciones cromosómicas en células de ovario de cobayo chino. Tampoco fue genotóxica in vivoen ensayos que utilizaron cromosomas de células germinales de ratón, cromosomas de médula ósea de cobayo chino, o el gen de carácter letal recesivo ligado al sexo de Drosophila. Se obtuvieron resultados positivos in vitroutilizando el ensayo de intercambio de cromátides hermanas (clastogenicidad) en células de ovario de cobayo chino, el ensayo de mutagenicidad en células de linfoma de ratón, y el ensayo de no disyunción en Aspergillus nidulans. La hidroclorotiazida no tuvo efectos adversos sobre la fertilidad de ratones y ratas de ambos sexos en estudios donde estas especies fueron expuestas, a través de la dieta, a dosis de hasta 100 y 4mg/kg, respectivamente, antes del apareamiento y durante toda la gestación. Uso durante el embarazo:como no se dispone de experiencia clínica en mujeres embarazadas, su uso está contraindicado durante la gestación. Se deben comunicar a las mujeres en edad fértil los riesgos de la exposición durante el segundo y tercer trimestre del embarazo a drogas que actúen sobre el sistema renina-angiotensina y también se debe avisar que estas consecuencias no parecen resultar de la exposición intrauterina al fármaco que estuvo limitada al primer trimestre. Se debe pedir a estas pacientes que comuniquen a sus médicos la ocurrencia de un embarazo a la mayor brevedad. Uso durante la lactancia:no se sabe si olmesartán se excreta en la leche humana, pero se informó que se secreta en baja concentración en la leche de las ratas durante la lactancia. La hidroclorotiazida se excreta en la leche materna. Debido al potencial para producir efectos adversos en los lactantes, se debe decidir si se discontinúa la lactancia o se interrumpe el tratamiento, teniendo en cuenta la importancia de la droga para la madre. Uso en pediatría:la seguridad y la eficacia en pacientes pediátricos no han sido establecidas. Uso en geriatría:los estudios clínicos de OLMETEC* D no incluyeron un número suficiente de sujetos de 65 o más años de edad como para determinar si responden de una forma distinta a los sujetos más jóvenes. Otra experiencia clínica informada no ha identificado diferencias entre las respuestas de pacientes ancianos y jóvenes. En general, la selección de la dosis para los pacientes de edad avanzada debe hacerse en forma cautelosa. Normalmente se debe comenzar con la mínima dosis efectiva, considerando la mayor frecuencia de disminución de la función hepática, renal o cardíaca y de enfermedades concomitantes o de tratamiento con otros fármacos en los gerontes. El olmesartán y la hidroclorotiazida se excretan sustancialmente por riñón; por tal motivo, el riesgo de reacciones tóxicas a estos fármacos puede ser mayor en los pacientes con disminución de la función renal.
Publicidad

Otros medicamentos de MSD ARGENTINA

iVademecum © 2016 - 2019.

Políticas de Privacidad
Disponible en Google Play