CALCIPARINE® 0,5ml

2788 | Laboratorio SANOFI-AVENTIS

Descripción

Principio Activo: heparina,
Acción Terapéutica: Anticoagulantes orales y heparinas

Composición

Cada mililitro contiene 25.000 UI de heparina cálcica. Excipientes: c.s.

Presentación

Calciparine® 0,5 ml x 2 ampollas y 2 jeringas descartables.

Indicaciones

Prevención y tratamiento de enfermedades tromboembólicas y estados trombogénicos. Terapia anticoagulante en la profilaxis y tratamiento de la trombosis venosa. A bajas dosis, para la prevención de la trombosis venosa profunda en el postoperatorio y del embolismo pulmonar en pacientes que serán sometidos a cirugía mayor abdominal o torácica o en aquellos pacientes que por otros motivos tengan riesgo aumentado de desarrollar enfermedad tromboembólica. Fibrilación auricular con riesgo de embolización. Diagnóstico y tratamiento de coagulopatías crónicas y agudas. Prevención de la formación de coágulos en cirugía cardíaca o arterial. Profilaxis y tratamiento del embolismo arterial periférico. Como anticoagulante en las transfusiones de sangre, circuitos de circulación extracorpórea, diálisis, y muestras de sangre que serán procesadas en el laboratorio.

Dosificación

Tratamiento curativo, accidentes tromboembólicos en curso o inminentes. Primer día: Inyección inicial:dosis de prueba estándar (2500 UI por cada 10 kg de peso); determinar el KPTT 5 a 7 horas más tarde para verificar si la dosis está bien regulada (el KPTT debe variar entre 1,5 a 3 veces con respecto al control, de acuerdo a la sensibilidad de la cefalina que se utilice). Segunda inyección:12 horas después de la inyección inicial: la dosis de prueba, modificada o no, de acuerdo al laboratorio. Días siguientes: una inyección subcutánea cada 12 horas, usando la misma dosis que para la segunda inyección del primer día. Se debe realizar una nueva prueba 5 a 7 horas después de la inyección cada 3 o 4 días hasta poner en evidencia un aumento significativo de la anticoagulación que represente la atenuación de la trombofilia. Una vez ajustada la dosis, el tratamiento continuará de acuerdo al estado clínico del paciente. En niños utilizar dosis de 0,2 a 0,3 ml. Profilaxis. b.1. Profilaxis en un contexto clínico: calcular la dosis de la primera inyección sobre la base de 1250 UI por cada 10 kg de peso. Las pruebas de coagulación realizadas 5 a 7 horas después de esta inyección permitirán adaptar las dosis subsiguientes con relación al nivel deseado de anticoagulación. En ciertas circunstancias el tratamiento preventivo se puede administrar de acuerdo a un protocolo de dosaje estandarizado: de 5000 UI (0,2 ml), 2 o 3 veces por día a 7500 UI (0,3 ml) dos veces por día, lo que dependerá del peso del paciente y del riesgo tromboembólico. b.2. Profilaxis en un contexto quirúrgico:se puede proponer un protocolo terapéutico estandarizado en cirugía gastrointestinal, urológica o ginecológica: 5000 UI (0,2 ml) vía subcutánea 2 horas antes de la operación, luego 5000 UI (0,2 ml) cada 12 horas como mínimo durante los 10 días posteriores a la operación. En pacientes con alto riesgo de tromboembolia el ritmo de 2 inyecciones por día se puede aumentar a 3 por día, y posiblemente se pueda adaptar la dosis de acuerdo a los resultados del laboratorio. En ciertos casos la dosis por inyección ha sido aumentada a 7500 UI (0,3 ml). En cirugía osteoarticular, traumatológica y obstétrica compleja la prevención se debe realizar de acuerdo a protocolos personalizados (3 inyecciones por día en dosis levemente anticoagulantes). Las pruebas de laboratorio no son esenciales, pero pueden ser útiles para detectar pacientes que tienen una anticoagulación pronunciada pese a las bajas dosis. La duración del tratamiento se adapta a cada caso individual. ADMINISTRACIÓN. Subcutánea estricta, no inyectar por vía intramuscular. No mezclar con otras preparaciones. Por técnica de inyección, ver información completa de prescripción.

Contraindicaciones

Absolutas. Hipersensibilidad a la heparina. Antecedentes de trombocitopenia provocada por cualquier clase de heparina o polisulfato de pentosano. Signos o tendencias hemorrágicas en relación con desórdenes de la hemostasia, a excepción de la coagulación intravascular diseminada no relacionada con heparina. Lesión orgánica con probabilidad de sangrado. Endocarditis infecciosa aguda (excepto aquellas que ocurren sobre prótesis mecánicas). Período postoperatorio después de cirugía cerebral o espinal. Accidente cerebrovascular hemorrágico. / Relativas. Ticlopidina, salicilatos, antiinflamatorios no esteroides (AINEs); ver "Interacciones".

Reacciones Adversas

Manifestaciones hemorrágicas. Trombocitopenia, eosinofilia. Hematoma espinal. Hematomas en sitio de inyección. Reacciones de hipersensibilidad localizadas o generalizadas, angioedema, eritema, rash, urticaria, prurito. Necrosis cutánea, generalmente precedida por púrpura o por ronchas [o fístulas] eritematosas dolorosas e infiltradas, con o sin signos sistémicos. En algunos casos se observan en el sitio de inyección nódulos firmes (estos nódulos desaparecen a los pocos días y no requieren interrumpir el tratamiento). Alopecia. Calcicosis en el sitio de inyección. Aumento de las transaminasas. Osteoporosis. Hipoaldosteronismo con hipercalemia y/o acidosis metabólica en pacientes de riesgo (en caso de diabetes, insuficiencia renal). Priapismo.

Precauciones

Hubo casos de trombocitopenia -en ocasiones severos- y dado que pueden estar asociados (o no) con trombosis arterial o venosa, se debe interrumpir el tratamiento; tener en cuenta en caso de trombocitopenia, empeoramiento de la trombosis inicial durante la terapia, coagulación intravascular diseminada o trombosis que se presente con el tratamiento. Realizar recuento de plaquetas antes de iniciar el tratamiento y luego dos veces por semana (respetar este programa de monitoreo al menos durante el primer mes, después se puede realizar con menor frecuencia). Evitar al máximo posible cualquier acción que pueda provocar efracción vascular con excepción de inyecciones intravenosas y subcutáneas estrictamente necesarias. Advertir a los pacientes ambulatorios de los riesgos hemorrágicos. Administrar con precaución en casos de insuficiencia hepática o renal, hipertensión arterial, historia de úlcera digestiva o cualquier otra lesión orgánica con probabilidad de sangrado, enfermedades vasculares o de la coriorretina. Administrar con precaución en casos de hipertensión arterial severa e hipercalemia (monitorear en pacientes de riesgo). El riesgo de hematoma epidural puede incrementarse con la colocación de catéteres peridurales o por el uso concomitante de drogas que puedan afectar la hemostasia como AINES, inhibidores plaquetarios u otros anticoagulantes.

Indicado para el tratamiento de:

Publicidad

iVademecum © 2016 - 2019.

Políticas de Privacidad
Disponible en Google Play