MELGIB®

1782 | Laboratorio LAB.INT.ARG.

Descripción

Principio Activo: metformina,
Acción Terapéutica: Hipoglucemiantes orales e inyectables

Composición

Cada comprimido recubierto de liberación prolongada contiene: Metformina Clorhidrato 850.0 mg, PVP K90 58.0 mg, Dióxido de Si coloidal 1.0 mg, Methocel K4M 130.5 mg, Estearato de Magnesio 10.5 mg, Opadry II 85F 32.0 mg.

Presentación

Envases conteniendo 30 comprimidos recubiertos.

Indicaciones

Asociada al régimen dietético: En la diabetes estable tipo II (diabetes del obeso, la que se manifiesta después de los 50 años, y diabetes pletórica) que no presenta cetonuria donde la estricta aplicación el régimen no permitió la normalización del peso y de la glucemia. Como complemento de la insulinoterapia en la diabetes tipo l, en diabetes inestable y en particular la insulino resistencia secundaria, en la que la administración de la insulina sola no permite la corrección adecuada de la hiperglucemia. Esta asociación está contraindicada en los casos de descompensación metabólica grave de origen diabético (precoma, coma, cetoacidosis) (Ver Contraindicaciones).

Dosificación

Como para otros antidiabéticos orales, no existe un esquema posológico rígido, por lo que la posología será establecida por el médico según el cuadro clínico y las determinaciones de glucemia y glucosuria al inicio del tratamiento. Como orientación pueden sugerirse las siguientes pautas: Diabetes no insulinodependiente, tipo II: Se sugiere iniciar con 1 comprimido (850 mg) por día, incrementándose a 2 comprimidos recubiertos diarios a las 2 semanas según el control metabólico. La dosis usual es de 2 comprimidos recubiertos por día con 12 horas de intervalo (durante o al finalizar las comidas). Esta posología puede eventualmente aumentarse sin inconvenientes a 3 comprimidos recubiertos por día (2.55 g/día de Metformina Retard). Cuando se administra en forma simultánea con sulfonilureas, administrar MELGIB® en una dosis de 1 a 2 comprimidos recubiertos diarios, ajustando la posología de acuerdo a los controles de la glucemia. Diabetes insulinodependiente tipo I: Cuando MELGIB® es utilizada en complemento de la insulino terapia, si la dosis de insulina es inferior a 40 UI, la Metformina puede administrarse en su posología habitual, comenzando con 1 comprimido de 850 mg diario por la mañana y de ser necesario otro por la noche. Se recomienda reducir la dosis de insulina de 2 a 4 UI cada 2 días. Si la dosis de insulina es superior a 40 UI día, debe establecerse una estricta vigilancia del paciente, siendo recomendable en algunos casos la hospitalización del paciente para hacer la asociación. La dosis de insulina será reducida el primer día entre un 30 al 50%. Disminuciones progresivas ulteriores de insulina serán realizadas en base a los niveles de glucemia. Dosis máxima: 2,55 g/día. Modo de administración:Ingerir los comprimidos recubiertos durante o después de las comidas.

Contraindicaciones

MELGIB® está contraindicado en condiciones que aumentan el riesgo de acidosis láctica. La acidosis láctica puede presentarse al inicio del tratamiento o durante el uso prolongado del fármaco. Insuficiencia renal orgánica o funcional, aún si es moderada. (Creatinina >1.24 mg/dl o urea >50 mg/dl o alteración del depuramiento de creatinina). Insuficiencia hepática. Antecedentes de acidosis láctica. Intoxicación alcohólica. Insuficiencia cardíaca, insuficiencia respiratoria y todas las afecciones cardiovasculares agudas o crónicas susceptibles de producir hipoxia tisular. Tratamiento aislado de la diabetes insulinodependiente, en particular de la diabetes juvenil. Complicaciones agudas de la diabetes (acidosis metabólica, infección o gangrena, coma). En período pre y postoperatorio quirúrgico. Embarazo. Hipersensibilidad conocida a la droga o a algunos de los componentes de la formulación. Patología aguda que conlleva riesgo de alteración de la función renal: deshidratación (vómitos, diarrea), fiebre, estados infecciosos y/o hipóxicos severos (shock, septicemia, infección urinaria, neumopatía). Exploraciones con productos de contraste iodados: como regla general evitar en el paciente diabético. En caso de necesidad, interrumpir la Metformina 48 horas antes y 48 horas después del estudio. Antecedentes de coma o precoma diabético. Diabetes insulinodependiente del niño.

Reacciones Adversas

Las más frecuentes son los trastornos gastrointestinales como: Anorexia, náuseas, vómitos, diarrea, gusto metálico y dolor abdominal que pueden ocurrir en el 5 a 15% de los pacientes. Estos sobrevienen más frecuentemente cuando se inicia el tratamiento y, en la mayoría de los casos remiten espontáneamente. Para prevenirlos se recomienda administrar Metformina en forma progresiva, en dos tomas diarias durante o después de las comidas. La persistencia de los trastornos impone suspender el tratamiento. Raramente pueden presentarse: Urticaria. Anemia megaloblástica (debido a la absorción reducida de Vitamina B12), generalmente con el uso prolongado de Metformina. Por lo tanto se deberán realizar controles con hemogramas periódicos y dosajes de vitamina B12 y ácido fólico. Hipoglucemia (por el uso concomitante con otro antidiabético). Acidosis láctica.

Precauciones

Precauciones específicas de empleo: La acumulación de lactato es producto de un incremento en la producción de ácido láctico (hipoxia, trabajo muscular intensivo) o de un enlentecimiento de su metabolismo. La Metformina, al disminuir el metabolismo de ácido láctico, principalmente la forma Retard, puede provocar o agravar una acidosis láctica. La diabetes, sobre todo cuando está mal controlada, la insuficiencia renal orgánica o funcional, la insuficiencia hepática, la juvenil, el alcohol, la cetosis y los estados que se acompañan de hipoxemia, son factores que predisponen a la acidosis láctica. Los factores y condiciones mencionadas deben ser buscadas periódicamente en pacientes bajo tratamiento, particularmente en personas de más de 65 años, donde estas condiciones fisiopatológicas aparecen con mayor frecuencia. Es de destacar que los pacientes añosos pueden presentar cambios en la farmacocinética de la droga (ver Farmacocinética). En presencia de estos factores de riesgo conviene suspender inmediatamente el tratamiento. Los estudios de acidosis láctica en pacientes bajo tratamiento con biguanidas muestran la influencia preponderante de la insuficiencia renal en su génesis (incluyendo las insuficiencias renales funcionales provocadas por ciertos medicamentos - diuréticos, antibióticos, antihipertensivos o por ciertos exámenes diagnósticos como las urografías endovenosas). Se recomienda el dosaje de creatinina sérica antes del inicio del tratamiento y posteriormente en forma regular. No prescribir MELGIB si la creatinina plasmática sobrepasa 12 mg/l en mujeres y 15 mg/l en varones. El tratamiento con biguanidas debe ser suspendido 48 horas antes de la realización de estudios radiológicos con sustancias de contraste, tales como urografías endovenosas y angiografías, y solo podrá reinstaurarse después de dos días de realizado el estudio contrastado. Signos y síntomas premonitorios: Decaimiento, náuseas, vómitos, diarrea, hiperventilación, dolores abdominales, astenia generalizada, calambres musculares. El paciente debe ser instruido acerca de la importancia de la aparición de estos síntomas. Ante la aparición de uno o varios síntomas, o ante la sospecha de acidosis láctica, el paciente debe suspender el tratamiento y consultar o dirigirse a un centro asistencial a la brevedad. Vigilancia, capacidad de reacción: Ningún efecto conocido. La atención de los conductores puede verse afectada producto de una hipoglucemia y sus efectos que este estado tiene sobre la vigilia y capacidad de reacción. Precauciones de empleo:La utilización de este medicamento no libera del régimen hipoglucídico en todos los casos o hipoglucídico e hipocalórico en caso de sobrepeso. Los controles bioquímicos deben ser hechos regularmente. Controlar la creatinina sérica cada 4-6 meses y más frecuentemente cuando se comienza el tratamiento diurético o antihipertensivo susceptible de producir una insuficiencia renal funcional. En caso de intervención quirúrgica u otras causas de descompensación diabética el uso de insulina está recomendado. Los pacientes diabéticos que consumen productos hiperglucemiantes tales como corticoides, tiazidas y otros diuréticos y estroprogestágenos, pueden requerir aumento de la dosis de MELGIB® o asociación con sulfonilureas o insulina. La Metformina utilizada sola no provoca hipoglucemia, sin embargo este efecto puede presentarse si MELGIB® se asocia con sulfonilureas o insulina. Es recomendable realizar hemogramas anuales durante el tratamiento con Metformina y agregar vitamina B12 si fuera necesario.

Indicado para el tratamiento de:

Publicidad

Otros medicamentos de LAB.INT.ARG.

iVademecum © 2016 - 2019.

Políticas de Privacidad
Disponible en Google Play