FELBAMYL

3997 | Laboratorio MSD ARGENTINA

Descripción

Principio Activo: felbamato,
Acción Terapéutica: Antiepilépticos

Composición

Suspensión oral:Cada 5 ml contienen: Felbamato Micronizado 600 mg. Comprimidos:Cada comprimido contiene: Felbamato 600 mg.

Presentación

Suspensión oral:envase conteniendo 230 ml. Comprimidos:envase conteniendo 40 comprimidos.

Indicaciones

No está indicado como tratamiento antiepiléptico de primera elección. Se recomienda únicamente en aquellos pacientes que responden inadecuadamente a los tratamientos alternativos, y cuya epilepsia es tan grave, que el riesgo de anemia aplástica y/o insuficiencia hepática se estima aceptable a la luz de los beneficios conferidos por su uso. Si se reúnen estos criterios y el paciente ha sido plenamente advertido acerca de los riesgos, se puede considerar el uso de Felbamyl, ya sea como monoterapia o terapia adyuvante en el tratamiento de las crisis parciales, con o sin generalización, en adultos con epilepsia, y como terapia adyuvante en el tratamiento de las crisis focalizadas y generalizadas asociadas con el síndrome de Lennox-Gastaut en niños.

Dosificación

Se estudió el uso de FELBAMYL* como monoterapia y terapia adyuvante en adultos y como terapia adyuvante en niños con crisis asociadas al síndrome de Lennox-Gastaut. Como FELBAMYL* se usa en forma concomitante o sustituye a las DAE (drogas antiepilépticas) existentes, se recomienda enfáticamente reducir las dosis de dichas DAE entre un 20 y un 33%, para minimizar los efectos colaterales (Ver Interacciones Farmacológicas). Adultos (14 años de edad o mayores): La mayoría de los pacientes recibieron 3600 mg/día en los estudios clínicos que evaluaron su uso como monoterapia y como terapia adyuvante. Monoterapia: (Terapia inicial) FELBAMYL* no ha sido evaluado sistemáticamente como monoterapia inicial. Se sugiere comenzar con 1200 mg/día de FELBAMYL* en dosis divididas, tres o cuatro veces diarias. En aquellos pacientes que no han recibido tratamiento previo se deberá realizar la titulación del fármaco bajo estricta vigilancia médica, aumentando la dosis 600 mg cada 2 semanas hasta 2400 mg/día, de acuerdo a la respuesta clínica, y luego hasta 3600 mg/día, si está clínicamente indicado. Conversión a la Monoterapia: Se sugiere comenzar con 1200 mg/día de FELBAMYL* divididos en tres o cuatro dosis diarias. Reducir la dosis de la terapia antiepiléptica concomitante a la tercera parte al iniciar el tratamiento con FELBAMYL*. En la semana 2, aumentar la dosis de FELBAMYL* hasta alcanzar 2400 mg/día, al tiempo que se reduce la dosis de las otras DAE un tercio adicional con respecto a la dosis inicial. En la tercera semana, aumentar la dosis de FELBAMYL* hasta alcanzar 3600 mg/día y continuar reduciendo la dosis de las DAE restantes de acuerdo a la indicación clínica. Terapia Adyuvante: Se deberán adicionar 1200 mg/día de FELBAMYL*, divididos en tres o cuatro dosis diarias, mientras se reduce la dosis de las DAE administradas en un 20%, con el objeto de controlar las concentraciones plasmáticas de fenitoína, ácido valproico, fenobarbital y carbamazepina y sus metabolitos, utilizadas en forma concurrente. Podrá ser necesario reducir aún más las dosis de las DAE utilizadas en forma concomitante para minimizar los efectos colaterales debidos a las interacciones farmacológicas. Aumentar la dosis de FELBAMYL* con incrementos de 1200 mg/día a intervalos semanales hasta alcanzar 3600 mg/día. La mayoría de los efectos colaterales observados durante la terapia adyuvante con FELBAMYL* se resuelven a medida que disminuye la dosis de las DAE concomitantes.

Si bien los lineamientos para la conversión al uso de FELBAMYL* arriba indicados requieren 3 semanas para alcanzar la dosis de 3600 mg/día, en algunos pacientes, la titulación para llegar a la dosis de 3600 mg/día de FELBAMYL* se consiguió en tan sólo 3 días, con el apropiado ajuste del resto de las DAE. Niños con Síndrome de Lennox-Gastaut (entre 2 y 14 años de edad): Terapia Adyuvante: Se deberán adicionar 15 mg/kg/día de FELBAMYL*, divididos en tres o cuatro dosis diarias, mientras se reduce la dosis de las DAE administradas en un 20%, con el objeto de controlar las concentraciones plasmáticas de fenitoína, ácido valproico, fenobarbital y carbamazepina y sus metabolitos, utilizadas en forma concurrente. Podrá ser necesario reducir aún más la dosis de las DAE utilizadas en forma concomitante para minimizar los efectos colaterales provocados por las interacciones farmacológicas. Aumentar la dosis de FELBAMYL* con incrementos de 15 mg/kg/día a intervalos semanales hasta alcanzar los 45 mg/kg/día. La mayoría de los efectos colaterales observados durante la terapia concurrente con FELBAMYL* se resuelven a medida que disminuye la dosis de las DAE concomitantes.

Contraindicaciones

FELBAMYL* está contraindicado en pacientes con hipersensibilidad conocida al felbamato, a cualquiera de sus componentes o a otros carbamatos. No debe utilizarse en pacientes con antecedentes de discrasia sanguínea o de disfunción hepática.

Reacciones Adversas

Los efectos adversos observados con mayor frecuencia durante la monoterapia con FELBAMYL* en adultos fueron: anorexia, vómitos, insomnio, náuseas y cefalea. Las reacciones adversas más comúnmente informadas con FELBAMYL* durante la terapia adyuvante en adultos fueron: anorexia, vómitos, insomnio, náuseas, mareos, somnolencia y cefalea. Durante la terapia adyuvante con FELBAMYL* en niños, las reacciones adversas más frecuentes fueron: anorexia, vómitos, insomnio, cefalea y somnolencia. El porcentaje de abandonos del tratamiento como consecuencia de efectos adversos o de enfermedades intercurrentes en los pacientes adultos tratados con FELBAMYL* fue del 12% (120/977). El porcentaje de abandonos del tratamiento debido a experiencias adversas o a enfermedades intercurrentes en los pacientes pediátricos tratados con FELBAMYL* fue del 6% (22/357). En los adultos, las causas que originaron el abandono del tratamiento fueron, en orden de frecuencia, las siguientes: digestivas (4,3%), psicológicas (2,2%), generales (1,7%), neurológicas (1,5%) y dermatológicas (1,5%). En los niños las causas de la interrupción de FELBAMYL* fueron, en orden de frecuencia, las siguientes: digestivas (1,7%), neurológicas (1,4%), dermatológicas (1,4%), psicológicas (1,1%) y generales (1%). En adultos, los eventos específicos con una incidencia del 1% o más, asociados al abandono del tratamiento fueron, en orden de frecuencia: anorexia (1,6%), náuseas (1,4%), rash (1,2%) y disminución del peso corporal (1,1%). En niños, el evento específico con una incidencia del 1% o más, asociado a la interrupción del tratamiento fue la erupción cutánea (1,1%). Incidencia en Estudios Clínicos: El médico interviniente deberá tener en cuenta que las cifras mencionadas en las Tablas graficadas a continuación no deberán utilizarse para predecir la incidencia de efectos colaterales durante el curso de la práctica médica de rutina, dado que las características de los pacientes, y otros factores, difieren de los que prevalecen en los estudios clínicos. De manera similar, las frecuencias mencionadas no se pueden comparar con las cifras obtenidas de otras investigaciones clínicas, que involucran distintos investigadores, tratamientos y usos, e incluyen el uso de FELBAMYL* como terapia adyuvante, dado que la incidencia de eventos adversos puede ser mayor debido a las interacciones farmacológicas. Sin embargo, las cifras mencionadas proporcionan al médico tratante algunos fundamentos para estimar la contribución relativa de los factores farmacológicos y no farmacológicos a la tasa de incidencia de efectos colaterales de la población estudiada. Adultos: Incidencia en Estudios Clínicos Controlados - Estudios con Monoterapia en Adultos: La Tabla A enumera los eventos adversos que se observaron con una incidencia del 2% o más en 58 pacientes adultos tratados con 3600 mg/día de FELBAMYL* como monoterapia, en estudios clínicos controlados doble-ciego. Los efectos adversos informados se clasificaron utilizando la terminología estándar del diccionario de la OMS.

Incidencia en Estudios Clínicos Controlados de Adición en Adultos: La Tabla B enumera los eventos adversos que se produjeron con una incidencia del 2% o más en 114 pacientes adultos que recibieron FELBAMYL* como terapia adyuvante en estudios clínicos controlados de adición, en dosis de hasta 3600 mg/día. Los efectos adversos informados se clasificaron de acuerdo a la terminología del diccionario estándar de la OMS. Muchas experiencias adversas ocurridas durante la terapia adyuvante pueden ser consecuencia de interacciones medicamentosas. Las experiencias adversas observadas con la terapia adyuvante se resolvieron al pasar a la monoterapia o realizando ajustes de la dosis de los otros antiepilépticos.

Niños: Incidencia en un Estudio Clínico Controlado de Adición en Niños con Síndrome de Lennox-Gastaut: En la Tabla C se enumeran los eventos adversos ocurridos más de una vez en 31 pacientes pediátricos que recibieron hasta 45 mg/kg/día de FELBAMYL* o un máximo de 3600 mg/día. Los eventos adversos informados se clasificaron en base a la terminología del diccionario estándar de la OMS.

Otros Eventos Observados Asociados con la Administración de FELBAMYL*: A continuación se incluyen los eventos clínicos adversos no mencionados en las Tablas anteriores, que ocurrieron en un total de 977 adultos y 357 niños que recibieron FELBAMYL*, y que razonablemente se asocian con su uso. Los mismos se mencionan en orden de frecuencia decreciente. Debido a que los informes relatan eventos observados en estudios abiertos y no controlados, no se puede determinar en forma confiable el papel de FELBAMYL* en su causalidad. Los eventos están clasificados por aparatos y se enumeran en orden decreciente de frecuencia utilizando las siguientes definiciones: se definen como eventos adversos frecuentes a los que ocurren en una o más ocasiones en 1/100 pacientes como mínimo; eventos adversos infrecuentes son los observados en 1/100 - 1/1000 pacientes y eventos raros son los que se observaron en menos de 1/1000 pacientes. Las frecuencias de los eventos se calcularon como la cantidad de pacientes que informaron un evento dividida por el número total de pacientes (N=1334) que recibieron FELBAMYL*. Generales: Frecuentes: aumento de peso, astenia, malestar, síntomas del tipo influenza. Raros: reacciones anafilactoides, dolor torácico subesternal. Cardiovasculares: Frecuentes: palpitación, taquicardia. Raros: taquicardia supraventricular. Sistema Nervioso Central: Frecuentes: agitación, trastornos psicológicos, reacciones agresivas. Infrecuentes: alucinaciones, euforia, intento de suicidio, migraña. Digestivos: Frecuentes: aumento de TGO. Infrecuentes: esofagitis, aumento del apetito. Raros: GGT elevada. Hematológicos: Infrecuentes: linfadenopatía, leucopenia, leucocitosis, trombocitopenia, granulocitopenia. Raros: prueba de factor antinuclear positiva, trastorno plaquetario cualitativo, agranulocitosis. Metabólicos/Nutricionales: Infrecuentes: hipokalemia, hiponatremia, aumento de LDH, aumento de la fosfatasa alcalina, hipofosfatemia. Raros: aumento de la creatininfosfoquinasa. Osteomusculares: Infrecuentes: distonía. Dermatológicos: Frecuentes: prurito. Infrecuentes: urticaria, erupción ampollosa. Raros: inflamación de la membrana mucosa bucal. Síndrome de Stevens-Johnson. Órganos de los Sentidos: Raros: reacción alérgica por fotosensibilidad. Efectos adversos postcomercialización: Desde su introducción en el mercado se han recibido informes voluntarios de efectos adversos de pacientes que recibían FELBAMYL* (usualmente en combinación con otras drogas), los que pueden no tener una relación causal con la(s) droga(s). Los efectos adversos recogidos fueron los siguientes: Generales: neoplasma, sepsis, síndrome LE, síndrome de muerte súbita en el lactante, muerte súbita, edema, hipotermia, rigidez, hiperpirexia. Cardiovasculares: fibrilación auricular, arritmia auricular, paro cardíaco, torsade de pointes, insuficiencia cardíaca, hipotensión, hipertensión, rubor, tromboflebitis, necrosis isquémica, gangrena, isquemia periférica, bradicardia, púrpura de Henoch-Schönlein (vasculitis). Sistema Nevioso Central y Periférico: delirios, parálisis, mononeuritis, trastornos cerebrovasculares, edema cerebral, coma, reacción maníaca, encefalopatía, reacción paranoide, nistagmus, coreoatetosis, trastornos extrapiramidales, confusión, psicosis, estado epiléptico, disquinesia, disartria, depresión respiratoria, apatía, alteración de la concentración. Dermatológicos: olor corporal anormal, sudoración, liquen plano, livedo reticular, alopecia, necrólisis epidérmica tóxica. Digestivos: (Ver Advertencias) hepatitis, insuficiencia hepática, hemorragia gastrointestinal, hiperamoniemia, pancreatitis, hematemesis, gastritis, hemorragia rectal, flatulencia, hemorragia gingival, megacolon adquirido, íleo, obstrucción intestinal, enteritis, estomatitis ulcerativa, glositis, disfagia, ictericia, úlcera gástrica, dilatación gástrica, reflujo gastroesofágico. Alteraciones fetales: muerte fetal, microcefalia, malformación genital, anencefalia, encefalocele. Hematológicos (Ver Advertencias): aumento y disminución del tiempo de protombina, anemia, anemia hipocrómica, anemia aplástica, pancitopenia y síndrome urémico hemolítico, aumento del volumen corpuscular medio (VCM) con y sin anemia, trastornos de la coagulación, embolismo de las extremidades, coagulación intravascular diseminada, eosinofilia, anemia hemolítica, leucemia, incluyendo leucemia mielogénica, y linfoma, incluyendo trastornos linfoproliferativos de las células T y las células B. Metabólicos/Nutricionales: hipernatremia, hipoglucemia, síndrome de secreción inadecuada de la hormona antidiurética, hipomagnesemia, deshidratación, hiperglucemia, hipocalcemia. Osteomusculares: artralgia, debilidad muscular, contracción muscular involuntaria, rabdomiólisis. Respiratorios: disnea, neumonía, neumonitis, hipoxia, epistaxis, derrame pleural, insuficiencia respiratoria, hemorragia pulmonar, asma. Órganos Especiales: hemianopsia, disminución de la audición, conjuntivitis. Urogenitales: trastorno menstrual, insuficiencia renal aguda, síndrome hepatorrenal, hematuria, cristaluria, retención urinaria, nefrosis, hemorragia vaginal, función renal anormal, disuria, alteración placentaria.

Precauciones

Un estudio en individuos con disfunción renal, sanos en otros aspectos, indicó que la disminución de la función renal está asociada con la prolongación de la vida media y la disminución de la depuración de felbamato. El felbamato debe utilizarse con precaución en los pacientes con disfunción renal. Los pacientes tratados con FELBAMYL* deben estar bien hidratados para disminuir la posibilidad de cristaluria, la cual se ha comunicado muy raramente. Información para los Pacientes: Se deberá informar a los pacientes que el uso de FELBAMYL* está asociado con anemia aplástica e insuficiencia hepática, condiciones potencialmente fatales tanto en forma aguda como a largo plazo. La anemia aplástica es relativamente rara en la población general. El riesgo absoluto para un paciente individual no se conoce con precisión, pero los pacientes tratados con FELBAMYL* pueden presentar un riesgo más de 100 veces mayor de desarrollar este síndrome que la población general. La perspectiva a largo plazo para los pacientes con anemia aplástica es variable. Aunque muchos están aparentemente curados, otros requieren transfusiones repetidas y otros tratamientos para las recaídas, y algunos, aunque sobreviven durante años, finalmente desarrollan complicaciones graves que algunas veces resultan fatales (por ej.: leucemia). Hasta el momento no hay forma de predecir quién podrá desarrollar una anemia aplástica, ni existe un modo efectivo documentado de monitorear al paciente a fin de evitar y/o reducir el riesgo. Los pacientes con antecedentes de cualquier discrasia sanguínea no deben recibir FELBAMYL*. Se debe advertir a los pacientes que se mantengan atentos a la aparición de signos de infección, hemorragia, hematomas fáciles o manifestaciones de anemia (fatiga, debilidad, lasitud, etc), y que, en caso de que aparezcan, los comuniquen de inmediato al médico tratante. Asimismo, se deberá advertir a los pacientes que cumplan las indicaciones médicas en lo que respecta al control de la función hemática, antes, durante y después del tratamiento con FELBAMYL*. La insuficiencia hepática es relativamente rara en la población general. El riesgo absoluto para un paciente individual no se conoce con precisión, pero los pacientes con FELBAMYL* presentan mayor riesgo de desarrollar insuficiencia hepática que la población general. Hasta el momento no hay forma de predecir quién podrá desarrollar una insuficiencia hepática; no obstante, los pacientes con antecedentes de disfunción hepática no deben ser tratados con FELBAMYL*. Se debe advertir a los pacientes que cumplan las indicaciones médicas en lo que respecta al control de la función hepática, antes de comenzar el tratamiento con FELBAMYL* y a intervalos frecuentes durante el mismo. Se debe advertir a los pacientes que estén atentos a la aparición de signos de disfunción hepática (ictericia, anorexia, síntomas gastrointestinales, malestar, etc.), y que en caso de presentarse, los comuniquen de inmediato a su médico. Se debe recomendar a los pacientes tratados con FELBAMYL* que se mantengan bien hidratados durante el tratamiento para disminuir la posibilidad de cristaluria. Pruebas de laboratorio: Se debe efectuar recuentos hematológicos completos antes de iniciar el tratamiento con FELBAMYL*, cada dos semanas durante el mismo y durante un período significativo de tiempo una vez discontinuada la droga. Si bien parecería prudente realizar recuentos hematológicos frecuentes en los pacientes que están recibiendo FELBAMYL*, no hay evidencias de que los mismos permitirán una detección temprana de la depresión de la médula ósea antes de que se presente la anemia aplástica (ver recuadro de Advertencias). Deberán obtenerse en forma basal recuentos sanguíneos completos, incluyendo plaquetas y reticulocitos. Si se detecta cualquier anormalidad hematológica durante el curso del tratamiento, se recomienda la consulta inmediata con un hematólogo. FELBAMYL* debe discontinuarse frente a cualquier evidencia de depresión de la médula ósea. Deberán efectuarse pruebas de función hepática (TGO, TGP, bilirrubina) antes de iniciar el tratamiento con FELBAMYL* y cada 2 semanas durante el mismo. Los pacientes que presenten anormalidades de la función hepática no deben ser tratados con felbamato. Si se detecta cualquier anormalidad hepática durante el curso del tratamiento, FELBAMYL* debe discontinuarse de inmediato y el monitoreo de la función renal deberá mantenerse hasta que los valores retornen a lo normal.

Indicado para el tratamiento de:

Publicidad

iVademecum © 2016 - 2019.

Políticas de Privacidad
Disponible en Google Play